Las diócesis vascas renuevan su llamada vocacional

cartel para el Día del Seminario en el País Vasco 2012

Con motivo del Día del Seminario, el 8 de diciembre

María José Moreno, delegada de la pastoral vocacional en San Sebastián

María José Moreno, delegada de la pastoral vocacional en San Sebastián

VICENTE L. GARCÍA. VITORIA | A pesar de la larga sequía, las diócesis vascas se mantienen firmes en la fe. “Estas tierras pueden seguir dando vocaciones sacerdotales”, opinan los responsables de la pastoral vocacional. El Día del Seminario, que “desde siempre” se viene celebrando el 8 de diciembre, coincide este año con el 150º aniversario de la Diócesis de Vitoria, cuyo Seminario acogió hasta los años 50 del pasado siglo vocaciones procedentes de los tres territorios históricos, llegando a tener casi 600 seminaristas en un solo año.

Precisamente, el rector del Seminario de Vitoria, Luis Mari Goikoetxea, encuentra paralelismos entre la realidad eclesial local y la universal: “En nuestra diócesis se hacen visibles algunos de los rasgos de este tiempo de transición que atraviesa la Iglesia. Signos de fragilidad, falta de vocaciones; pero también de creatividad, unidades pastorales, el servicio de Animación Bíblica de la Pastoral, Cáritas, Egibide, Berakah… Y un estilo que otros reconocen por la acogida, por un cierto tipo de laicos y laicas…”.

Las ordenaciones de este año son también reflejo de la realidad del presbiterio hoy: tres diáconos –uno de ellos permanente– y un presbítero. Seminaristas solo hay uno.

cartel para el Día del Seminario en el País Vasco 2012

Cartel para el Día del Seminario

Esta realidad de los últimos años se inscribe en la inmediata, el 150º aniversario y el Plan Diocesano de Evangelización, que lleva por lema Renovar evangélicamente nuestras comunidades cristianas. Y es dentro de esta perspectiva donde serán posibles nuevas vocaciones. En este sentido, Goikoetxea anima a potenciar el trabajo entre las delegaciones de pastoral vocacional y pastoral con jóvenes. “Hay que tener presente el tema vocacional en el acompañamiento de crecimiento en la fe de los jóvenes, pues es clave para renovar nuestras comunidades cristianas”, añade.

Por su parte, Jon Molina, rector del Seminario de San Sebastián, radiografía las vocaciones en su diócesis: “Tenemos cinco seminaristas, que estudian y residen en Pamplona, y hay chicos discerniendo su vocación”.

En Bilbao no hay muchos más: nueve en total. Aitor Uribelarrea, rector del Seminario de Bilbao, recalca que esta jornada encierra un gran sentido: “El Día del Seminario es una ocasión para descubrir la importancia y necesidad del ministerio ordenado en nuestra Iglesia”.

Con motivo de la jornada, a las parroquias suelen llegar testimonios directos o por escrito de seminaristas, como el de Miguel, que ha ingresado este año en el seminario de Bilbao, y hasta ahora era profesor de español en Taiwán: “Empezar este camino es una gracia, una posibilidad que Dios me da”.

Detrás de la campaña del Día del Seminario está la religiosa María José Moreno, delegada de la pastoral vocacional en San Sebastián, y quien considera que “esta jornada hacemos una llamada especial a toda la comunidad cristiana a pedir el don de la fe para los seminaristas de nuestras diócesis y para todos aquellos jóvenes que Dios llama al sacerdocio”.

Su deseo para esta edición, concluye, es “que no pase desapercibida en nuestras comunidades cristianas y llegue a interpelar a algunos jóvenes, haciéndoles preguntarse: ¿Y yo, por qué no ser sacerdote?”.

En el nº 2.827 de Vida Nueva.

Actualizado
07/12/2012
Compartir