“Los sanitarios no podemos desatender la espiritualidad”

VII Jornada Bioética Santiago de Compostela 2012

Celebrada la VII Jornada de Bioética de Santiago de Compostela

VII Jornada Bioética Santiago de Compostela 2012

JOSÉ RAMÓN AMOR PAN. Foto: ARCHIDIÓCESIS DE COMPOSTELA | El Aula Magna del Instituto Teológico Compostelano acogió el 17 de noviembre la celebración de la VII Jornada Diocesana de Bioética. A pesar de las inclemencias del tiempo, más de un centenar de personas de toda la geografía diocesana (también había profesionales de Lugo y Ourense) respondieron a la invitación de la Delegación Diocesana de Pastoral de la Salud para reflexionar sobre Bioética y Espiritualidad de la mano de Enric Benito (oncólogo, coordinador de la estrategia de cuidados paliativos de las Islas Baleares y también del Grupo de Espiritualidad de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos).

La Jornada se abrió con una oración dirigida por el arzobispo compostelano, Julián Barrio, quien agradeció a la Delegación todo el inmenso trabajo que viene realizando en los últimos años.

“La espiritualidad es un universal humano que los profesionales sanitarios no podemos desatender, si queremos ofrecer una atención integral y de calidad a nuestros enfermos”, señaló Enric Benito al inicio de su intervención.

“El objetivo es ofrecer un modelo de persona y un itinerario del proceso de enfermar y morir que reconozca la evaluación de los recursos y necesidades espirituales de las personas que atendemos, orientado a promover la adaptación a la enfermedad y al proceso de morir, y la oportunidad de trascender el sufrimiento y cerrar con armonía la biografía”.

El conferenciante no defraudó. “Un verdadero maestro espiritual”, lo calificó una religiosa. Y es que el Dr. Benito ha aprendido no solo en los libros (que también), sino, sobre todo, junto a la cama de sus enfermos y en la oración y meditación personales, en la mejor tradición ignaciana. “Los cuerpos duelen, las personas sufren… El sufrimiento, ¿muro o puerta?… El crecimiento personal pocas veces es fácil, y el morir bien suele ser difícil y puede acompañarse de sufrimiento. El acompañamiento de los profesionales puede modificar profundamente la experiencia… Es el apoyo compasivo, continuado y comprometido del acompañante (profesional o no) orientado a la aceptación y entrega. Ayuda a atravesar el sufrimiento para llegar a descubrir un nuevo espacio de conciencia abierto a la paz, la serenidad y la esperanza”.

La sesión de la tarde estuvo dedicada a practicar la metodología de la toma de decisiones. Francisco Barón, oncólogo del Complejo Hospitalario de Santiago, fue el encargado de la misma a través del análisis de un caso clínico.

En el nº 2.826 de Vida Nueva.

Actualizado
29/11/2012
Compartir