José Antonio Pagola: “Hay que hacerle sitio al Evangelio”

Fijos los ojos en Jesús presentación libro en Madrid 600 participantes

Multitudinaria presentación en Madrid del libro ‘Fijos los ojos en Jesús’ (PPC)

Fijos los ojos en Jesús, presentación del libro en Madrid

De izq. a dcha., Aranguren, Pagola, Lorenzo, Aleixandre y Martín Velasco

VIDA NUEVA. Fotos: SERGIO CUESTA | El Aula Magna de la Universidad Pontificia Comillas se quedó pequeña para acoger a las 600 personas que en la lluviosa tarde del día 8 (víspera de puente en Madrid) quisieron asistir a la presentación del libro Fijos los ojos en Jesús (PPC), de Dolores Aleixandre, Juan Martín Velasco y José Antonio Pagola.

Las expectativas sobre este libro (a punto de agotarse su segunda edición, con cerca de 8.000 ejemplares vendidos), donde tres de los más importantes autores del pensamiento religioso y teológico español reflexionan sobre la fe, se desbordaron también en la numerosa asistencia de público a su presentación, una de las más multitudinarias de este tipo en Madrid.

El acto comenzó con unas palabras del director de Ediciones de PPC, Luis Aranguren, quien enmarcó la obra en el Año de la fe y en respuesta “a la urgencia del momento cultural y religioso que vivimos”.

A continuación, los autores, moderados por el redactor jefe de Vida Nueva, José Lorenzo, reflexionaron sobre los peligros que en un mundo secularizado se ciernen sobre la fe –de los que no está exenta la propia Iglesia–, de cómo volver a proponerla hoy, del peso de la doctrina frente al Evangelio o de las posibilidades de una nueva evangelización aún por definir…

Juan Martín Velasco comenzó invitando “a hacer experiencia de la fe”. “El fallo de todos los proyectos de evangelización –añadió– está en el dar por supuesta la fe. Todos tenemos que tomar clara conciencia de la crisis de fe en la que estamos. Ese es el primer paso para creer. La crisis de Dios es un hecho en el interior de la Iglesia. Y hay datos para pensar que no son falsas alarmas”.

Fijos los ojos en Jesús presentación libro en Madrid 600 participantes

Unas 600 personas acudieron a la mesa redonda en Comillas

“¿Somos unos impostores? –continuó Martín Velasco–. No, pero hemos dado un contenido muy débil a la fe, la hemos distorsionado. Y hay, sobre todo, dos distorsiones: la primera es entender la fe como el hecho de creer en una serie de verdades. No creo que un buen método para la nueva evangelización sea promover la lectura del Catecismo. La segunda es que estamos acomodados en una forma de Iglesia que nos hace creer que somos buenos cristianos por el simple hecho de cumplir unos preceptos”.

Reunirse en torno a Jesús

José Antonio Pagola, por su parte, afirmó que, en esta coyuntura, “hay que hacerle sitio al Evangelio”.

Para ello, abogó por “entender y configurar la comunidad cristiana como el lugar donde se acoge la Palabra. Tenemos que empezar por reunirnos los creyentes, los poco creyentes y los nada creyentes. Y eso solo es posible si se hace en torno a Jesús, que engancha con el joven, cosa que no ocurre con el lenguaje de los curas. Y los relatos evangélicos deben leerse con una actitud de conversión colectiva. Ahora tengo esperanza; lo que no tengo es optimismo en el futuro inmediato. Pero la crisis religiosa no arrastrará a Jesús a su desaparición”.

Dolores Aleixandre brindó una receta para reactivar la fe: “Quien se apoya en algo sólido tiene fe. Habría que ofrecer suelo – y Dios es roca– a nuestro mundo para apoyarse. Los creyentes deberíamos ofrecer a los demás apoyo y acogida”.

Y añadió: “Mientras la gente no entienda que es una buena noticia lo que anunciamos, no querrán saber nada. El núcleo de lo que se anuncia en Belén es que a Dios le caemos divinamente”.

Sobre la nueva evangelización, advirtió contra “la tentación de estar los mismos con los mismos y lejos de los lugares de fractura”, por lo que dijo que “a la Iglesia le vendría bien estar a la escucha”.

“Necesitamos testigos”

Pagola señaló que “si es nueva evangelización, debe ser contacto nuevo –y bueno– con el Evangelio. No sé si la nueva evangelización engendrará nuevos testigos. Sería lo importante. Lo que ve la gente en nuestras comunidades no les anima a creer. Necesitamos conversión a Jesús, que es quien engendra y consuma la fe”.

Martín Velasco reconoció que el proyecto de Dios “convence a muchísima gente”. Pero enunció una tarea previa a presentar el Evangelio: “Abrir los oídos a Dios, pues nos falta una connaturalidad con Él”.

En el nº 2.824 de Vida Nueva.

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
16/11/2012
Compartir