Divorciados, el necesario abrazo de la Iglesia

La atención pastoral en España avanza con comprensión y compasión

familia de una madre y dos hijos caminan bajo la lluvia

JOSÉ LUIS PALACIOS | Durante el Sínodo sobre la Nueva Evangelización, el purpurado de Basilea, Felix Gmur, ha vuelto a poner el foco sobre los divorciados católicos vueltos a casar. En un encuentro con periodistas, declaró: “Hay que replantear la cuestión, porque cada caso es único. Yo conozco una pareja: están casados desde hace 50 años y ambos tienen en su pasado experiencias matrimoniales. ¿No cuentan nada estos 50 años? ¿Es una realidad solamente pecadora? Tal vez la Iglesia debe imaginar un nuevo trato“.

“Yo digo que se debe considerar seriamente este problema; también lo ha dicho el Papa”, añadía. En concreto, la última vez, por ahora, fue durante el Encuentro Mundial de las Familias en Milán en junio pasado.

Frente a la percepción muy extendida de la excomunión inapelable que pesa sobre estas personas, Benedicto XVI subrayó que “no están fuera de la Iglesia”, para añadir a continuación que, “aunque no puedan recibir la absolución eucarística, viven plenamente en la Iglesia”. Es más, quiso poner énfasis en la atención pastoral necesaria: “El contacto con un sacerdote, para ellos, puede ser igualmente importante, después de que sigan la liturgia eucarística real y participativa: si entran en comunión, pueden estar espiritualmente unidos a Cristo”.

Una pastoral prometedora

Estas palabras, que suenan muy diferentes a las condenas y el rigor del pasado, refuerzan una línea pastoral prometedora como la puesta en marcha en el Arzobispado de Barcelona, al inicio de este año 2012. La Delegación de Pastoral Familiar abrió un servicio expresamente denominado “de atención a las personas separadas y divorciadas”.

El pasado junio, en el EMF de Milán
Benedicto XVI subrayó que los divorciados
“no están fuera de la Iglesia”, y que,
“aunque no puedan recibir la absolución eucarística,
viven plenamente en la Iglesia”.

Con la mirada puesta en experiencias similares de Francia y, sobre todo, de Italia, el proyecto trata de ofrecer asistencia especializada y personalizada a aquellos creyentes que sufren por un matrimonio en dificultades, o definitivamente arruinado, y acuden a la comunidad en busca de respuestas.

Desde unos meses antes, en la Parroquia de Nuestra Señora de Nuria, en pleno centro de Barcelona, a escasos metros del Paseo de Gracia, el párroco Santiago Bueno, doctor en Derecho Canónico, además de catedrático de la Universidad de Barcelona, ideó con ayuda del responsable de la Pastoral Familiar de la Diócesis, el sacerdote Manuel Claret, y el experto en psicología del Instituto Vidal i Barraquer, el claretiano Antonio Gomis, un servicio de atención a las muchas personas que llegaban con su matrimonio en peligro o directamente fracasado.padre lleva en brazos a su hijo niño pequeño

El responsable de Medios de Comunicación del Arzobispado, Ramón Ollé, quien participa desde su comienzo en calidad de “escuchante y acompañante”, recuerda que “todo empezó poco a poco; se atendía a una pareja o una persona, que se lo iba contando a otras personas en parecidas circunstancias”.

Ahora hay ya todo un equipo de ayuda psicológica, en su totalidad formado por mujeres voluntarias, y la idea es extender el programa a otras parroquias. Cada martes, Ollé dedica las tardes a realizar la acogida.

El objetivo es conjugar la ayuda jurídica, el acompañamiento espiritual y la acogida cristiana, tratando de atender individualizadamente a cada persona, porque “cada uno es un mundo y, normalmente, las situaciones que viven son realmente duras”.

En algunos casos, desgraciadamente, con un dolor añadido a su traumática experiencia vital, por respuestas eclesiales inadecuadas, malinformadas o excesivamente rigoristas. “Hay personas confundidas que se autoexcluyen de la Iglesia o rodeadas de un entorno próximo que les hacen sentirse fuera, cuando la realidad es que forman parte, como bautizados, del cuerpo eclesial”, matiza Ollé.

Otros ejemplos de parroquias en España que aplican esta pastoral, testimonios de grupos de acogida y de divorciados, el magisterio eclesial, opiniones sobre la nulidad, etc., en el reportaje íntegro, solo disponible para suscriptores

Divorciados, el necesario abrazo de la Iglesia [íntegro]

En el nº 2.824 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
16/11/2012
Compartir