“Perder el miedo a mostrarse creyente en la sociedad”

jóvenes participan en el Congreso Diocesano de Laicos de Mondoñedo

La Diócesis de Mondoñedo-Ferrol trata de reactivar y movilizar a su laicado

jóvenes participan en el Congreso Diocesano de Laicos de Mondoñedo

Los jóvenes también participaron en el congreso de Mondoñedo

JOSÉ RAMÓN AMOR PAN. MONDOÑEDO | La Diócesis de Mondoñedo-Ferrol trata de reactivar y movilizar a su laicado y, para ello, celebró el pasado fin de semana su primer Congreso Diocesano de Laicos bajo el lema Id también vosotros, precisamente en los inicios del Año de la fe convocado por Benedicto XVI. Su obispo, Manuel Sánchez Monge, lo tiene claro: en la homilía de la misa de clausura subrayó que los laicos deben pasar “de ser meros colaboradores a ser corresponsables, juntamente con los sacerdotes y consagrados, de la acción pastoral de la Iglesia”.

Repensar la vocación laical a la luz del Vaticano II, potenciar la presencia pública de la Iglesia, diseñar líneas de acción para concretar esos buenos deseos y fomentar una espiritualidad de comunión y valoración mutua fueron algunas de las ideas que estuvieron presentes a lo largo de los tres días que duró el congreso.

El viejo Seminario de Santa Catalina, en esa villa de Mondoñedo que ensalzó el genial Cunqueiro, acogió a las más de 300 personas que participaron en el encuentro, procedentes de toda la geografía mindoniense; una diócesis, por cierto, marcada por el fuerte envejecimiento (y el clero no es una excepción), con una población muy dispersa, que no cuenta con ningún diácono permanente y que está muy afectada por la actual crisis económica.

Los momentos de reflexión vinieron marcados por las dos intervenciones de Francesc Torralba (La opción cristiana es creíble e inteligible y Vivir conforme a la lógica del don), y la del rector de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), Ángel Galindo, que disertó sobre El compromiso cristiano desde la Doctrina Social de la Iglesia.

El Congreso se vino preparando a lo largo de todo un año, con grupos de trabajo en las siete vicarías de esta diócesis, animados y coordinados por la Delegación Diocesana de Laicos y la Secretaría de Pastoral. Sus conclusiones marcarán las líneas a seguir por el próximo plan pastoral.

Se insistió mucho en la necesidad de “perder el miedo a manifestarse como creyente en medio de la sociedad” y también se indicó que habría que replantearse la posibilidad de realizar un sínodo diocesano, al constatar que, “por ahora, este Congreso no ha movido la diócesis en su totalidad”. En resumen, “laicos adultos en la Iglesia, comprometidos con el Reino, testigos de Cristo en el mundo”.

En el nº 2.822 de Vida Nueva.

Actualizado
01/11/2012
Compartir