¿Cómo acercarse a los jóvenes de hoy?

joven católico tocando el violín delante de un crucifijo

Valencia acoge, del 1 al 4 de noviembre, el Congreso Nacional de Pastoral Juvenil


FRAN OTERO | Antes y después de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), celebrada en Madrid hace ya más de un año, la pastoral juvenil ha sido una de la prioridades para la Iglesia en España. Tras la buena experiencia de la JMJ, los obipos españoles decidieron darle continuidad programando en su nuevo Plan Pastoral un Congreso Nacional de Pastoral Juvenil bajo el título También vosotros daréis testimonio, que se celebrará del 1 al 4 de noviembre en Valencia.

El Congreso Nacional de Pastoral Juvenil pretende dar respuesta la necesidad y urgencia de renovar la pastoral juvenil. Sin duda, estará marcado por las experiencias del gran evento de Madrid y por los frutos que ha podido dejar.

Así lo explica a Vida Nueva el delegado de Pastoral Juvenil de la Diócesis de Jaén, Manuel Ángel Castillo: “La JMJ ha supuesto un antes y un después en la pastoral juvenil de nuestra diócesis. Todo fue como un empujón fuerte o una bocanada de aire fresco del Espíritu, para seguir trabajando con y por los jóvenes”. Cita, entre los frutos más bellos, los grupos creados en torno al YouCat.

Propuestas concretas

También hace referencia a la JMJ el obispo de Solsona y miembro del Departamento de Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Xavier Novell, en un artículo la revista Misión Joven: “Después de lo vivido en la JMJ 2011, este congreso quiere encauzar hacia la pastoral ordinaria toda la movilización de personas que ese acontecimiento supuso. Por ello es necesario que no sea ni un espacio de reflexión para expertos ni un fórum de reducidas dimensiones (…). Deseamos ofrecer propuestas concretas de evangelización de jóvenes a los agentes de pastoral”.joven católico tocando el violín delante de un crucifijo

Los objetivos que se marcan lo organizadores del congreso pasan por “actualizar la pastoral juvenil al lenguaje y sensibilidad de los jóvenes del siglo XXI; impulsar el entusiasmo misionero en un momento de gran secularización en España, acentuado por la grave crisis moral, social y económica que padecemos; promover nuevas expresiones evangelizadoras y afrontar una nueva etapa desde unas bases teológicas fuertes en las perspectivas de los aniversarios del Concilio Vaticano II y Catecismo de la Iglesia Católica”.

Por su parte, Castillo espera “seamos capaces entre todos de aprovechar el momento de gracia que han experimentado tantos jóvenes y de sacar experiencias prácticas de nuestra fe”. “Esperamos encontrar esos nuevos bríos que requiere la nueva evangelización y poder llevar a los jóvenes del siglo XXI al encuentro con Cristo para que puedan, ellos también, dar testimonio por sí mismos en nuestra cultura actual”, añade.

Programación

Este Congreso contará con tres grandes ponencias a cargo del arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, y del cardenal presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Stanislaw Rylko, intervenciones a las que seguirán breves “resonancias” sobre cuestiones como el primer anuncio, el acompañamiento personal en el itinerario de fe o la pastoral juvenil en la perspectiva de la JMJ de Río.

Del mismo modo, se realizarán talleres en los que se presentarán experiencias de movimientos y nuevas comunidades, así como actividades de evangelización en la calle como la iniciativa Una luz en la noche o la respresentación del musical Alma. Además, habrá un cuidado programa celebrativo y espacios para la oración personal y comunitaria: una vigilia de oración y una eucaristía de envío, entre otras celebraciones.

Todo ello con el objetivo de reflexionar acerca de cómo acercarse a los jóvenes de hoy. Para Manuel Ángel Castillo, el acercamiento a la Iglesia de los cristianos “depende de que se tengan experiencias fuertes con Cristo”.

“Somos portadores del más bello mensaje, pero si cada cual no siente que ese mensaje es para cada uno en particular y lo hace suyo, difícilmente podrán creer por la fe de los demás o por la fuerza de una costumbre. Por eso, creo que el acercamiento de los jóvenes pasa por presentarles una Iglesia cercana, una Iglesia que se encarna en el día a día y por facilitar ese encuentro personal con Cristo”, concluye.

En el nº 2.821 de Vida Nueva.

Actualizado
26/10/2012
Compartir