Cáritas no entiende de recortes

presentación Memoria 2011 de Cáritas Española

Aumentan los voluntarios y el número de recursos económicos, a pesar de la crisis

voluntaria de Cáritas con una anciana

FRAN OTERO | Cáritas Española acaba de presentar, el martes 23 de octubre, su Memoria 2011, que arroja datos significativos en el contexto de crisis que vive la sociedad española: aumentan los voluntarios y también los recursos económicos. [Cáritas no entiende de recortes – Extracto]

Por eso, este año, Cáritas ha querido poner el foco en los elementos más esperanzadores de entre todos los datos que conforman el trabajo de 2011 y ofrece la Memoria, tal y como dijo en rueda de prensa su presidente y primer voluntario, Rafael del Río, como “ventana abierta a la esperanza y no solo a la rendición de cuentas”.

“La Memoria 2011 atestigua que las soluciones son posibles, aun en tiempos de penumbra”, añadió. Soluciones que pasan por atender a los últimos, a los más débiles, a los pobres… porque, continuó Del Río, “nadie puede sentirse ajeno a la lucha contra la pobreza”. Una lucha que compete a todos, pero, sobre todo, a los poderes públicos.

Y esa nueva sociedad es la que se muestra en Cáritas cada día a través de sus voluntarios, que en 2011 alcanzaron la cifra de 64.251, un 4% más que el año anterior. Personas anónimas que dedicaron su tiempo gratuitamente en las más de 6.000 Cáritas parroquiales y 68 Cáritas diocesanas repartidas por todo el país y atendieron a 1,8 millones de personas, 200.000 más que el año anterior.

Una nueva sociedad que pasa por la solidaridad, a la que Cáritas ha dado cauce durante el 2011 con una inversión de más de 250 millones de euros en sus distintos programas sociales, lo que supone un incremento del 1,28% sobre 2010, o lo que es lo mismo, 3,16 millones. Una inversión que se eleva hasta los 1.150 millones de euros si sumamos las cifras del período 2007-2011. Interesante resulta advertir que de todos los fondos invertidos, el 66,3% proceden de donantes privados, mientras que el 33,7% son subvenciones públicas.

presentación Memoria 2011 de Cáritas Española

Rafael del Río, Alfonso Milián y Sebastián Mora, en la presentación de la Memoria 2011

Un reparto que revela la incidencia que la crisis económica está teniendo sobre los españoles y extranjeros que viven en España. De hecho, Cáritas dedicó numerosos recursos a dar respuesta a los efectos de la crisis en sus distintos programas. Así, los recursos invertidos en Empleo e Inserción Laboral ascendieron a 27,13 millones de euros, mientras que a Acogida y Atención Primaria se destinaron 42,5 millones, y a Vivienda, 2,6 millones.

Los programas de Atención de Mayores (35,3 millones), Personas Sin Hogar (21,5), Infancia (12,1), Familia (10,5) e Inmigrantes (7,2) también requirieron un esfuerzo especial por parte de esta institución eclesial.

Tampoco se olvidó de su partida de Cooperación Internacional que, lejos de rebajarla como han hecho las administraciones públicas y ha reconocido el secretario general de Cáritas, Sebastián Mora, se ha aumentado. En este sentido, en 2011 Cáritas ayudó a más de 4,5 millones de personas fuera de España.

Cifras con nombre y apellidos

Estas cifras tiene nombre y apellidos, rostros concretos… son personas que viven, dijo Mora, en la desesperación, en la frustración, con culpabilidad, con la autoestima baja y con necesidad del otro. Entre los que se acercan a Cáritas en los últimos tiempos, un colectivo en especial: las mujeres jóvenes con hijos a su cargo. En definitiva, son personas “que vienen a por algo y a por alguien, personas que, a pesar de pasarlo mal, son capaces de ayudar”.

Todos estos datos, como ya había manifestado Rafael del Río con otras palabras, son para Mora “pequeñas chispas de esperanza”, aunque reclama más a todos para la construcción de esa nueva sociedad: “Tenemos que seguir aumentando nuestro compromiso con los más pobres”.

En concreto, y durante su intervención en la presentación de la Memoria, hizo cuatro llamamientos. A la comunidad cristiana le pidió que aumente su compromiso; al conjunto de la sociedad recordó que la salida de la crisis compete a todos; a las instituciones económicas les reclamó que no solo miren la cuenta de resultados y que fomenten el valor de la gratuidad; y a los gobernantes, que las políticas para los más pobres sean las primeras. “Que no olviden que los últimos están sufriendo la crisis y no son los que la han provocado”, añadió en relación a este último punto.

Uno de estos últimos de los que habla Mora son los inmigrantes, a quienes, si no tienen papeles, se les ha retirado la atención sanitaria. Según el secretario general de Cáritas, se empiezan a notar los efectos del decreto del Gobierno aunque su aplicación varía en función de cada comunidad autónoma, ya que en unas se sigue atendiendo y en otras no. En cualquier caso, los migrantes tienen miedo a acercarse a los centros sanitarios y, por tanto, también son muchos los enfermos que no están siendo atendidos.

Al margen de cuestiones concretas, el obispo de Barbastro-Monzón y responsable de Cáritas, Alfonso Milián, recordó que la presentación de la Memoria es “una oportunidad para subrayar cómo esta institución da cauce a la caridad de la Iglesia”. “Cuando Cáritas actúa es la Iglesia en su conjunto la que sirve”, añadió.

En este sentido, reconoció cómo la comunidad cristiana es signo de esperanza en estos momentos, un instrumento de caridad, fraternidad y solidaridad, y de ello “se da buena cuenta en la Memoria”. Un compromiso, concluyó, “con el número cada vez mayor de últimos y no atendidos”.

Documental ‘Estoy en ello’

Estoy en ello es el título de un cortometraje documental producido por Cáritas y que se acaba de presentar en Madrid. Una cinta que dirige Jesús del Caso y que narra la historia de seis personas, de orígenes y estados vitales diferentes, con varias cosas en común.

Todos “están en ello”, viviendo, formándose trabajando; en definitiva, haciendo las cosas como mejor pueden. Cinco de ellos son usuarios de los programas de empleo, mientras que el sexto es un trabajador de este área. Se trata de una producción “que trata de transmitir un mensaje positivo a través de la fuerza y la esperanza que emana de los protagonistas y sus historias”.

En el nº 2.821 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
26/10/2012
Compartir