Escuelas Católicas condena los ataques a colegios concertados

P. E. P. | Los ataques sufridos por algunos colegios católicos concertados el 17 de octubre, en el marco de una jornada de huelga en la enseñanza pública, ha merecido una doble y enérgica condena por parte de Escuelas Católicas.

Si esta institución ya había mostrado su repulsa por los “actos vandálicos” registrados cuando un grupo de jóvenes asaltó el Colegio Salesiano María Auxiliadora de Mérida, al día siguiente se vio obligada “a volver a condenar ataques a otros centros católicos concertados, como el Colegio Santa Rosa Alto Aragón de Huesca, de la Fundación Educación Católica”.

A ese incidente, en el que tuvo que intervenir la policía para desalojar a jóvenes que habían irrumpido incluso en clases de Bachillerato, “se unen otros incidentes menores en diversos centros, como el lanzamiento de octavillas contra la enseñanza concertada y contra la Iglesia, sellado de cerraduras con silicona en puertas de entrada, etc.”, señala en un comunicado.

Escuelas Católicas, que exige que también sea respetado el derecho a no secundar una huelga, considera “absolutamente reprochable que en el siglo XXI se puedan producir estos ataques, que manifiestan una agrave intolerancia y falta de respeto propios de otros tiempos”. Y advierte de que estos hechos “deben alertarnos a todos del peligro que corremos enfrentando dos opciones educativas que no son opuestas, sino complementarias, y que deben trabajar unidas y en diálogo para superar la mala situación que vive el sector educativo, agravada por los recortes que estamos sufriendo todos”.

En el nº 2.821 de Vida Nueva.

Actualizado
25/10/2012
Compartir