Canonizada en Roma la religiosa Carmen Sallés

canonización santa Carmen Salles lienzo en la Plaza de San Pedro del Vaticano

La catalana fundó las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza

canonización santa Carmen Salles lienzo en la Plaza de San Pedro del Vaticano

Lienzo de santa Carmen Sallés durante la canonización

ANTONIO PELAYO. ROMA | Desde las 2 de la madrugada del domingo 21 de octubre ya había filipinos en la Plaza de San Pedro, esperando que se abriera al público –lo que ocurriría a las 6 de la mañana– para poder asistir desde un buen puesto a la ceremonia de canonización de siete beatos.

Entre ellos, su compatriota, el catequista Pedro Calungsod; pero, de principal interés para España, Carmen Sallés y Barangueras, fundadora de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza. Los fieles que llegaron a Roma desde muchos países para asistir a la subida a los altares de la religiosa española fueron muy numerosos, pero algo menos madrugadores.

En total, la Iglesia cuenta desde ese día con siete nuevos santos; además de los ya citados son: el misionero jesuita francés Jacques Berthieu, el sacerdote italiano Giovanni Battista Piamarta, las alemanas Marianne Cope, religiosa franciscana terciaria, y la seglar Anna Schäffer, y Kateri Tekakwitha, la primera india norteamericana que ha sido canonizada, para gran alegría de sus compañeros de tribu –los iroquis–, que lucían vistosos penachos de plumas.

Las delegaciones oficiales de los gobiernos estaban a la altura de las circunstancias. La española la presidía el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con varios altos cargos ministeriales; el alcalde de San Lorenzo del Escorial; el teniente de alcalde de Vic y, en representación de la Generalitat de Cataluña, el director general de Asuntos Religiosos y el secretario del Departamento de Cultura.

En su honor, el embajador de España ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez y Sáenz de Buruaga, ofreció una cena a la que asistieron los cardenales Antonio Mª Rouco Varela, Antonio Cañizares, Carlos Amigo, Lluís Martínez Sistach y Santos Abril; la madre general de las Concepcionistas, Isabel Moraza, y la postuladora de la causa de Sallés, Asunción Valls, junto con otras personalidades.

En su brindis, el ministro recordó las palabras de quien fue obispo de Vic, Josep Torras i Bages: “Cataluña será cristiana o no será”, añadiendo que “España, o será cristiana o no será, del mismo modo que Cataluña sin España no será Cataluña y España sin Cataluña no será España”.

Frutos entre la juventud

Benedicto XVI, en su homilía, destacó que los nuevos santos, “con valentía heroica gastaron su existencia en una total consagración a Dios y en un generoso servicio a los hermanos”.

De la madre Sallés resaltó los avatares que tuvo que superar antes de ver colmada su esperanza de fundadora, y dijo: “Su obra educativa sigue dando abundantes frutos entre la juventud a través de la entrega generosa de sus hijas, que, como ella, se encomiendan al Dios que todo lo puede”.

En el nº 2.821 de Vida Nueva.

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
25/10/2012
Compartir