En tiempos recios, redes de esperanza

Federación Pinardi asociaciones salesianas Madrid

La Federación Pinardi, de Salesianos-Madrid, ayuda a 3.000 personas en hasta 40 programas

Federación Pinardi asociaciones salesianas Madrid

MIGUEL ÁNGEL M. NUÑO, SDB | Hoy sopla una suave brisa de poniente. En estos días, cuando el viento aleja las nubes y la bruma que trae el Mediterráneo, veo desde la ventana de mi despacho el perfil de la costa africana. [Federación Pinardi: en tiempos recios, redes de esperanza – Extracto]

Solo nos separan 14 kilómetros de una estrecha franja de agua. Pero también algo mucho más grande y poderoso: la cultura, la mentalidad, incluso nuestra cerrazón y nuestros miedos. Allá, miles de criaturas que, como espejo, miran hacia nosotros, creen que en esta orilla van a encontrar el paraíso que la vida nunca les concedió.

Cuando llegan a este nuestro Edén, con frecuencia aquellas ilusiones se desvanecen. Para que esto no suceda o, con palabras más técnicas, para fomentar la autonomía personal de los destinatarios, capacitándoles personal y profesionalmente a través de una atención global e integral, nació hace cinco años la plataforma social Lumbre.

Al pequeño local de la calle Espoz y Mina, a escasos dos minutos de la Puerta de Sol en Madrid, acude todos los días un goteo de padres y madres, en gran medida marroquíes, subsaharianos y también sudamericanos, con sus hijos, adolescentes y jóvenes. Les abre las puertas sor María Luisa Sopeña, hija de la Caridad. Además del local, les abre las puertas del corazón: “Lo que más me motiva es atender a las personas en su dignidad, levantarles el ánimo y decirles que pueden y valen. Pero también que tienen que querer y creérselo ellos mismos”.

Lumbre surgió como fruto de la colaboración entre los salesianos y las Hijas de la Caridad, que ya contaban con el centro Sin Fronteras. “Los salesianos son expertos en educación y en formación –explica María Luisa–. Y nosotras estamos especializadas en atender situaciones de desventaja social y de marginación. Así que nos fue muy útil el ejemplo de nuestros dos fundadores. San Vicente de Paúl y san Juan Bosco, aunque de siglos y contextos alejados, no hicieron cosas tan distintas. Tan solo atender a los más pobres”.Federación Pinardi asociaciones salesianas Madrid

Estrategia global

Estas dos familias religiosas no “hacen caridad”, en el sentido peyorativo de la palabra. Ofrecen formación laboral (electricidad y peluquería), asesoramiento jurídico (¡cuántos muchachos de otros países vuelven a Lumbre después de haber perdido los “papeles” por no cotizar en la Seguridad Social!), búsqueda activa de empleo o apoyo socioeducativo para adolescentes en edad escolar…

Esta ingente labor, además de por el trabajo de los muchos voluntarios y trabajadores, se ve facilitada por el hecho de formar parte de una estrategia global: la emprendida desde hace diez años por la Federación Pinardi.

Luis Alberto Guijarro, salesiano y secretario general de Pinardi, explica que Lumbre, junto a otras cinco asociaciones, conforma una gran plataforma solidaria centrada en la atención de niños, adolescentes y jóvenes en riesgo de exclusión. En total, cuentan con unos 40 programas, desarrollados por un centenar de trabajadores y una cincuentena de voluntarios, y en los que atienden a más de 3.000 beneficiarios.

Conscientes de que el trabajo en red es fundamental cuando se trata del mundo de la exclusión social, ya una década atrás, los salesianos de Madrid apostaron por coordinar desde una plataforma algunas presencias que ya trabajaban localmente en el ámbito de la marginación. De hecho, en la federación hay alguna institución que ya llevaba hasta veinticinco años de trabajo en la brecha.

Así, hoy la familia Pinardi la componen, además de Lumbre, los centros Naranjoven (Fuenlabrada), Las Naves (Alcalá de Henares), Pan Bendito (Madrid-Carabanchel) y Valora (Parla). Y, más allá de Madrid, también está Cabria (Puertollano, Ciudad Real).

En Parla, como decimos, la referencia de Pinardi es Valora, un centro salesiano de formación y atención socioeducativa. José Francisco Muñoz Zazo, uno de sus responsables, apunta la necesidad de su acción: “Tenemos el dudoso orgullo de ir a la cabeza de los municipios de Madrid en fracaso escolar y en desempleo, y tenemos la mayor proporción relativa de acogida de inmigrantes de toda la Comunidad”.

Ante esta compleja realidad, Valora busca atender las necesidades de los adolescentes y jóvenes de la zona, muchos de ellos en situaciones de especial dificultad. En concreto, cuentan con una Escuela-Taller, programas de Cualificación Profesional Inicial en los perfiles de Mecanizado y Peluquería, dos Aulas de Compensación Educativa, tres programas de Formación e Inserción Profesional (FIP), programas de atención de adolescentes en situación de riesgo social y la Escuela de Familia, un proyecto de alfabetización de inmigrantes y actividades propias de un Centro de Día.Federación Pinardi asociaciones salesianas Madrid

Apoyo institucional

El buen hacer de Pinardi le otorga el aval de las diferentes administraciones públicas, del tercer sector y de numerosas empresas, con un nivel de inserción sociolaboral y de retorno al sistema educativo superior al 70%.

Una buena imagen que se pudo comprobar, meses atrás en Madrid, en la celebración principal por su décimo aniversario. Entre las más de 250 personas que quisieron acompañar en el Centro Cultural Conde-Duque a la familia Pinardi, se encontraban numerosas autoridades políticas, religiosas y civiles, así como una amplia representación del tejido asociativo y empresarial de la capital.

Por parte de las distintas administraciones públicas, subieron al escenario Diego López del Hierro, en nombre de la Consejería de Justicia de la Comunidad de Madrid, o Antonio García-Monsalve Escriña, por el Instituto Madrileño del Menor y la Familia, entre otros, como las direcciones generales de Asuntos Sociales, de Inmigración y de Becas y Ayudas.

En nombre de todos ellos, Gabriel Fernández Rojas, presidente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, resumió la percepción general: “En este tiempo en que he podido visitar numerosas realidades, puedo decir que lo que las instituciones sentimos por vosotros es orgullo y agradecimiento”.

Por su parte, Luis Onrubia, provincial de los salesianos de Madrid y Castilla-La Mancha, destacó que Pinardi es “una inyección de esperanza a la sociedad, una cultura de esperanza inyectada en el corazón de los jóvenes. Continuamos dando respuestas efectivas a los jóvenes, esperando que un día ya no sea necesario”.Federación Pinardi asociaciones salesianas Madrid

Mientras tanto, Pinardi es la respuesta que los hijos de Don Bosco siguen dando a los jóvenes más necesitados. Seguro que el santo de Valdocco se sintió muy orgulloso cuando, en el mes de junio, sus reliquias visitaron la Comunidad de Madrid. Sus salesianos, y tantos y tantos amigos y simpatizantes de la obra que él inició en Turín, siguen queriendo estar en medio de los jóvenes que lo necesitan.

Formación integral y personalizada

FCO. JAVIER VALIENTE | Un ejemplo muy claro de la efectividad de Pinardi para ayudar a los jóvenes a la hora de formarse y tener más opciones de encontrar una salida laboral se ha dado en el hotel Hilton Madrid Airport.

Tras firmar un convenio de colaboración con sus responsables, durante tres meses, nueve jóvenes en situación de dificultad social se han integrado en diversos departamentos del hotel para la realización de unas prácticas laborales. Un tiempo en el que los jóvenes han adquirido experiencia en el mundo de la hostelería: en las áreas de cocina, eventos, informática, recepción o venta.

Este proyecto se enmarca dentro de la estrategia de Pinardi de acercar el mundo de la empresa a los jóvenes destinatarios de sus itinerarios educativos y de empleo, siempre desde una perspectiva integral y personalizada, desarrollando acciones de formación que respondan a las necesidades de la empresa y el potencial de nuestros jóvenes.

Por último, los propios jóvenes, al final del acto en el que recibieron sus diplomas de mano de los representantes del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, ofrecieron a los invitados un cóctel-cena organizado íntegramente por ellos. Y lo más importante: tras la finalización del proyecto, dos de los participantes se van a incorporar a la plantilla del hotel.

En el nº 2.820 de Vida Nueva.

Actualizado
19/10/2012
Compartir