CAUCE: ojos para la realidad invisible de Guatemala

Cauce, productora de contenidos y materiales formativos en Guatemala

Una productora cristiana lucha por mostrar los problemas reales del país

Cauce, productora de contenidos y materiales formativos en Guatemala

MARTÍN VALMASEDA | Dos días después de presentar en la catedral metropolitana su informe Guatemala, nunca más, que recopilaba la memoria histórica de la guerra civil y el llamado Genocidio Maya (1960-1996), al obispo Juan Gerardi le rompieron la cabeza a golpes. [CAUCE: ojos para la realidad invisible de Guatemala – Extracto]

Pero parece que aquello ha sido completamente olvidado. Hoy, muchos jóvenes del país centroamericano no saben quién fue monseñor Gerardi, ni han echado una mirada a la historia reciente, al Guatemala, nunca más. En la radio, en la televisión o en la prensa se escuchan comentarios de periodistas que parecen movidos por control remoto. Todos dicen: “¿Por qué recordar esas historias pasadas, si ahora ya tenemos paz?”.

Ya lo dice una famosa frase: “Un pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”. El pueblo de Guatemala, en esta sociedad reprimida, está en camino de olvidar y repetir. Pero hay un camino distinto, que, con imágenes, palabras o sonidos, quiere dar cauce a un trabajo de hormigas, para no olvidar, para transformar.

El mundo de Guatemala no es muy diferente del de sus vecinos mexicanos o el de otros países de América Latina; pero tiene una característica que lo ha marcado mucho y condiciona la acción de los comunicadores locales: los 36 años de guerra (masacre) civil. “Esos años marcan a la gente en su actitud frente a la vida. La impresión en lo profundo, consciente o inconsciente, de miedo y desconfianza pasiva”.

Hablamos de algo más de 100.000 muertos, 40.000 desaparecidos y 50.000 refugiados en el extranjero. Eso sin contar las miles de familias enteras que, yendo hacia los montes, huyeron de las masacres que asolaron cerca de 450 aldeas. Muchas de las víctimas de esta masacre fueron los líderes más activos del país. El vacío que dejaron es ahora difícil de llenar. Con los tratados de armisticio, se firmó la paz, pero no se afirmó la paz. De los que cometieron aquellas atrocidades, casi ninguno está en la cárcel. Y aún continúan las extorsiones, los secuestros y los crímenes… Cauce, productora de contenidos y materiales formativos en Guatemala

Con el fin de que este problema esencial no sea dejado de lado, desde el Centro Audiovisual de Comunicación y Educación (CAUCE) buscan reavivar la memoria histórica entre los jóvenes y adultos, y propiciar así un espíritu atento e informado sobre lo que hoy sucede en la nación centroamericana.

Un vistazo por la web de CAUCE permite comprobar el inagotable trabajo de esta productora de vídeos, programas radiofónicos, libros, música y diversos materiales comunicativos. Todo a disposición del ciudadano. Y es que, salvo los libros, lo que aparece en su espacio digital es gratuito.

Una alternativa libre e independiente en un país como Guatemala, en el que, cuando las audiencias se asoman a los medios, casi siempre se encuentran con una comunicación de masas controlada por las grandes empresas multinacionales.

“El pueblo, la gente, nos sentimos ante estas empresas como hormigas, incapaces de reaccionar con nuestras opiniones, quedando nuestra conciencia aplastada por ello. Son los ‘creadores’ en el peor sentido de la palabra. Ellos ‘crean la realidad’; lo que ellos no dicen en sus medios no existe; lo que los grandes medios condenan se va al infierno del desprestigio”, denuncian los miembros de CAUCE.

Una mirada compartida

Pero hay quienes se deciden a salir del hormiguero y, sin los aplastantes medios masivos, utilizan “medios grupales” para hacer sonar su voz y compartir su mirada: “Son los cantantes que gritan, guitarra en mano, la protesta contra el mundo de las verdades oficiales; los que realizan afiches; los que publican revistas en su colonia popular; los que montan exposiciones para mostrar la otra cara de la moneda; los que, cámara en mano, filman lo que no sale en la televisión… Todos los que dicen, en voz de Luis Pastor, cantautor de barrio: ‘Vengan a ver lo que no quieren ver’. Son trabajos de hormigas en defensa del otro mundo posible. Ahí los vemos desde nuestra ventana. Artistas solitarios y solidarios. Equipos de gente inquieta, arañando sus pocos medios para que su voz resuene”.Cauce, productora de contenidos y materiales formativos en Guatemala

Entre estos aventureros encontramos también a este grupo de amigos de CAUCE. La asociación nació en Guatemala capital y se ha extendido a Cobán, en tierra de Verapaz. Es un equipo pequeño que produce vídeos, programas radiofónicos, folletos o libros asequibles para quienes no leen gruesos volúmenes. En su trabajo intentan responder a los problemas e inquietudes que descubren en su mundo.

Más allá del formato de sus trabajos, el estilo también es muy distinto del oficial en cuanto a sus contenidos. CAUCE atiende situaciones sociales de trascendencia, pese a que parecen no ser relevantes para los grandes medios. Están, por ejemplo, los reportajes que revelan la invasión de la minería a cielo abierto. Una realidad que “abre las venas de esta bella tierra, destroza los bosques y emponzoña el agua con cianuro”.

Al igual que los de este tipo, varios de los trabajos de CAUCE se centran en los retos ecológicos del país. ¿El objetivo? Alertar sobre las consecuencias de unos problemas concretos antes de que se conviertan en globales tragedias, como la que reflejan en su vídeo La muerte de un río.

Ecología, machismo… y fe

CAUCE se acerca así a la realidad de los Derechos Humanos en Guatemala. En Esto no puede seguir así, exhiben y pretenden revertir la marginación del pueblo indígena en el país, que representa a más del 40% del total de la población. Mientras, en Un Mundo para todas, hablan sobre el machismo y la violencia contra la mujer.

Lo religioso no queda, ni mucho menos, al margen de la amplia realidad que muestran. De hecho, ellos mismos se presentan así: “Sin ser una organización religiosa, CAUCE está inspirada por el Evangelio de Jesús e intenta que sus trabajos sean provocación al diálogo”. Además, lo hacen abriendo la puerta a una evangelización liberadora “que hoy muchos intentan arrinconar como historia pasada”.

Sus numerosos materiales sobre la cuestión así lo reflejan. Entre ellos, Jesús: de la pirámide al círculo; Yo soy María, y esto no me lo esperaba –sobre una Virgen María nacida en Guatemala–; ¿Cuántos son los sacra-mientos? –catecismo crítico frente a unas celebraciones artificiales–; La Biblia enterrada; Nos rodea una nube de testigos; o ¿Por qué mataron al P. Hermógenes? Cauce, productora de contenidos y materiales formativos en Guatemala

Lo mismo ocurre con los libros. El último, La vida de Jesús. Versos para mis nietos, editado por PPC, pretende acercar la fe a los más pequeños de un modo sencillo y comprensible para ellos. Para los más mayores, también ofrecen un servicio directo y publican el Plan Pastoral de la Arquidiócesis de Guatemala.

En definitiva, CAUCE quiere ser un puente entre quienes abordan temas para lectores con cultura elevada (sociólogos, teólogos o escritores) y lo que llamamos “la gente”, el pueblo llano, que suele caer en manos de los medios masivos y que opina de la realidad según cómo se la presenten los elefantes que pisotean a las hormigas. Ojalá hubiera muchos hormigueros de estos realizando su labor de conciencia en el pueblo.

Educar desde la pasión

Para su labor en el fondo formativa, en CAUCE necesitan educadores que quieran y sepan utilizar los medios alternativos y no se limiten a impartir conferencias aburridas. Por ello, en su web recogen materiales educativos para enriquecer una labor de formación dialogante y liberadora, que vaya más allá de la rutina “des-animadora” de muchos maestros y animadores de grupos.

El discurso, la predicación, el “rollo” suplantan el trabajo que se podría hacer proyectando, comentando, realizando dinámicas de grupo, viendo y analizando películas, reportajes, canciones…

El único problema es que estos trabajos no son económicamente muy rentables. CAUCE funciona con los apoyos de fundaciones a las que presenta sus proyectos.

También la comunidad marianista en Guatemala echa una mano amiga a este trabajo. Como alternativa ante la crisis, además, han puesto en marcha una campaña de captación de “socios solidarios” que se suscriban, “según sus posibilidades”, con un donativo mensual.

En el nº 2.819 de Vida Nueva.

Actualizado
11/10/2012
Compartir