Jesús Murgui ya es obispo de Orihuela-Alicante

El obispo Jesús Murgui toma posesión de la diócesis de Orihuela-Alicante

El obispo Jesús Murgui toma posesión de la diócesis de Orihuela-Alicante

JOSÉ RAMÓN NAVARRO PAREJA. VALENCIA | El nuevo obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui Soriano, hizo un llamamiento a la evangelización como fórmula para superar la crisis en la homilía de la eucaristía en la que tomó posesión de su sede, en la concatedral de Orihuela, el pasado 29 de septiembre. En sus primeras palabras a la diócesis, aseguró que en este tiempo de “crisis e incertidumbre”, la misión de la Iglesia sigue siendo la de “evangelizar”.

Antes de la eucaristía, Murgui había cumplido con la costumbre de entrar en Orihuela montado en una mula blanca. El nuevo obispo estuvo acompañado por el nuncio Renzo Fratini y 26 prelados. Juan Cotino, presidente de las Cortes valencianas, encabezó la representación de autoridades civiles.

Al día siguiente, en su primera misa en la concatedral de Alicante, Murgui volvió a incidir en la cuestión social y advirtió que “la actual coyuntura económica hunde sus raíces en una grave crisis de humanidad”, que se convierte en “destructora del ser humano”.

En este sentido, pidió a las autoridades trabajar “para salir de la gravísima crisis y que luchen para afrontar la falta de valores y deshumanización” que supone esta situación.

Una semana antes, Murgui se había despedido de la diócesis de Mallorca. En una abarrotada catedral de Palma, invitó a la Iglesia que ha pastoreado nueve años “a mirar al futuro con esperanza en tiempos graves de crisis”, y la animó “a no sentirse cansada”.

Por su parte, Rafael Palmero, a quien sustituye Murgui por razones de edad, se despidió de la diócesis de Orihuela-Alicante con una eucaristía en donde mostró su gratitud a la comunidad cristiana por el afecto recibido en los seis años y medio en los que fue su pastor.

En el nº 2.818 de Vida Nueva.

Actualizado
04/10/2012
Compartir