Lolo, maestro de los periodistas españoles

homenaje de la FAPE al beato Lolo, Juan Rubio, Elsa González

La FAPE destaca su aportación y compromiso con la profesión

homenaje de la FAPE al beato Lolo, Juan Rubio, Elsa González

Texto y foto: ENRIQUE ALONSO. LINARES | Lolo es maestro de los periodistas españoles. En un emotivo e íntimo acto en su Linares natal, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) destacó su aportación al periodismo humano y comprometido.

La estela de Lolo ya es el camino a seguir para los periodistas, como ya ocurriera con Miguel Hernández. “Representa un recuerdo hacia un periodista que elevó las virtudes de la profesión en cuanto a la verdad, el rigor y la calidad. Es testimonio de periodismo humano y comprometido, que tanta falta hace”, dijo la presidenta de la FAPE, Elsa González. “Lolo es fuente de aportación moral e intelectual para la profesión”.

Los periodistas españoles tienen claro que los textos del beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, (1920-1971) son fe de vida para los tiempos que corren. “Estamos necesitados en estos tiempos de un periodismo responsable, comprometido, con rigor y responsabilidad. La ética no triunfa por sí misma y las empresas, sobre todo, y los periodistas, generalmente, están más pendientes de la caja que de los contenidos”, lamentó Elsa González.

El periodismo de Manuel Lozano Garrido fue universal. Lolo se comprometió con la sociedad en muchas publicaciones, pero, sobre todo, en las páginas de los periódicos de su provincia –Diario Jaén e Ideal– y en Vida Nueva, que fue su fiel canal de expresión y comunicación.

Precisamente, su director, Juan Rubio, tuvo palabras emotivas para el beato linarense y su aportación al periodismo y también a la filosofía y al pensamiento: “De Lolo se ha escrito mucho, aunque quien más ha escrito de él ha sido él mismo. Se le ha definido como un santo ejemplar, escritor profundo, periodista intrépido, enfermo luminoso, cristiano comprometido, joven inquieto y apasionado, y linarense por los cuatro costados. Lolo ha volado alto, pese a que nunca pudo mover sus piernas, amarradas al duro banco del dolor. En cambio, montado en las alas de su riqueza interior, voló alto, muy alto”.

Los periodistas coinciden en que la aportación de Lolo es tan grande que no se puede encorsetar. “Fue un observador de la vida, alguien que pasea, ve, piensa, lee, se informa, investiga y se documenta. Después, se sentaba a escribir con la grave responsabilidad de plasmar en la pantalla en blanco todo el cúmulo que ha recibido. Arranca de lo que ve, no de lo que imagina”, indicó Juan Rubio.

El presidente de la Asociación de la Prensa de Jaén, José M. Fernández, y el cronista de Jaén y Cambil, Vicente Oya, también destacaron la riqueza de Lozano Garrido. Josetxo Vera, de la Comisión de Medios del Episcopado, resaltó su modelo: “Es un reconocimiento a su excelencia como periodista, a la que le llevó su condición de cristiano”. El acto estuvo repleto de familiares y miembros de la Asociación de Amigos de Lolo de Linares.

En el nº 2.817 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
27/09/2012
Compartir