Teólogos Javerianos celebraron 75 años de camino

La facultad de teología de la PUJ reafirma su compromiso con la investigación y la formación teológica

 

 

El 24 de agosto de 1937, la Sede Apostólica aprobó los estatutos de las facultades de filosofía y de teología de la Pontificia Universidad Javeriana (PUJ). Habían transcurrido 7 años desde la reapertura de la Universidad, luego de que la Compañía de Jesús retornara al país en la década de los 30. En ese tiempo, todos sus profesores eran jesuitas.

75 años después, la facultad de teología está compuesta de 80 docentes: 17 son jesuitas, 13 son mujeres, algunos son religiosos o sacerdotes diocesanos y 55 son laicos/as formados en distintas áreas del saber teológico. De este grupo, 30 son doctores en teología y aproximadamente una decena tiene doctorado en otras áreas. A nivel de investigación, se encuentra organizado en 9 grupos donde se abordan temas muy diversos: métodos en teología; estudios de la religión y diálogo interreligioso; experiencia de fe y género; ecoteología; interpretación y análisis del hecho religioso; estudios bíblicos; lectura intercultural y comunitaria de la Biblia; espiritualidad del acompañamiento; entre otros.

Toda la riqueza que supone el camino recorrido durante 75 años, se expresó, de modo celebrativo, el pasado 24 de agosto, mediante una jornada académica abierta a toda la comunidad teológica javeriana (estudiantes, profesores, administrativos y egresados) y presidida por un amplio grupo de jesuitas, entre los que se encontraban el provincial, Francisco de Roux, el rector de la PUJ, Joaquín Sánchez, y el reconocido biblista español José Luis Sicre, en calidad de conferencista invitado. Esta jornada celebrativa comenzó con una emotiva eucaristía, y prosiguió con las palabras de apertura del rector; una presentación de la reseña histórica de la facultad; la conferencia central del P. Sicre sobre “la vocación profética ayer y hoy”; un panel con los coordinadores de las áreas de reflexión teológica; un diálogo con los “maestros” Gustavo Baena, Alberto Parra y Rodolfo de Roux; la presentación de la Red de Teólogos Javerianos, la presentación de dos publicaciones; y, finalmente un sentido homenaje a los ex decanos. Además, durante todo del día estuvieron expuestas las publicaciones de la facultad.

¿Cuál es el balance de estos 75 años? De acuerdo con el P. Hermann Rodríguez, decano académico, “el legado teológico más importante que puede mostrar la facultad es una teología que sin perder sus raíces y fundamentos, se abre con mucha valentía a los interrogantes de la sociedad actual y de los derechos de los hombres y las mujeres que buscan un sentido profundo y trascendente a sus vidas”. De igual forma, agregó: “desde esta perspectiva, recoger la historia de nuestra facultad es mirar atrás para seguir caminando hacia adelante, no para quedarnos fijados en las glorias del pasado”.

No en vano, en la 35º Congregación General de los jesuitas (febrero de 2008), Benedicto XVI manifestó que “a lo largo de la historia, la Compañía de Jesús ha vivido experiencias extraordinarias de anuncio y de encuentro con el Evangelio y las culturas del mundo: basta con pensar en Matteo Ricci en China, en Roberto De Nobili en la India o en las reducciones de América Latina (…). Siento hoy el deber de exhortarlos a que sigan de nuevo las huellas de sus antecesores con valentía e inteligencia, pero también con una motivación de fe y pasión igualmente profunda con vistas al servicio del Señor y de su Iglesia”. Estas palabras fueron evocadas por el P. Hermann en la reseña histórica de la Facultad que presentó, señalando también que “la fidelidad a los nuevos contextos, muchas veces ‘líquidos’, y la fidelidad a la tradición de la que somos responsables delante de toda la Iglesia, nos invita a vivir nuestra misión desde una fidelidad creativa”.

Probablemente el mayor aporte de esta facultad de teología ha sido su colaboración en la formación de un grupo muy grande de teólogos y teólogas que han prestado o están prestando su servicio a la Iglesia y a la sociedad, desde muy distintos ministerios y funciones. Así mismo, a través de la investigación teológica y las publicaciones, ha contribuido a la lectura de los signos de los tiempos. Con estos presupuestos, hoy encara los desafíos de la fe que interpela a la ciencia y de la ciencia que desafía a la fe. VNC

TEXTO: PEDRO ROMERO

FOTO: UNIVERSIDAD JAVERIANA

Actualizado
22/09/2012
Compartir