Exaltan los acercamientos de paz entre el Gobierno y las Farc

Arzobispo de Bogotá expresa que la Iglesia está lista para ofrecer sus oficios

Con optimismo y sentido de apoyo, el arzobispo de Bogotá y máximo representante del Episcopado colombiano, monseñor Rubén Salazar, celebró los acercamientos entre el Gobierno y las Farc en Cuba para hablar de paz. Oficialmente expresó que “los obispos de Colombia recibimos con alegría y esperanza el anuncio del señor Presidente de la República sobre conversaciones exploratorias con las fuerzas insurgentes para establecer las bases de un proceso de paz”. A este respecto el prelado recordó en diálogo con periodistas que “el señor presidente, en las veces que nos ha visitado en la Conferencia Episcopal y en algunos diálogos personales que he tenido con él, me ha reafirmado la voluntad del Gobierno de ofrecernos a nosotros la posibilidad de participar en la construcción de la paz del país”, recordó igualmente la histórica disposición de la Iglesia hacia la reconciliación nacional. “Hemos estado siempre dispuestos a participar activamente en la construcción de la paz, ustedes lo saben. La Iglesia siempre ha estado presente cuando se ha tratado de facilitar el inicio de conversaciones y procesos de paz. Una vez más queremos decir que estamos listos. Sabemos perfectamente que nuestra tarea no es la de ser mediadores o negociadores sino, fundamentalmente, crear un ambiente propicio para la paz del país, como lo venimos haciendo, con la predicación del evangelio y también facilitando acercamientos y diálogos”.

Enfatizó que la paz no se limita al silencio de las armas y que se requieren condiciones orientadas hacia todos los colombianos sin excepción. “Porque se trata es de construir una sociedad verdaderamente justa y fraterna, porque la paz -esto lo ha repetido la Iglesia desde el Papa Juan XXIII en su Encíclica sobre la paz en la Tierra-: la paz no es la simple ausencia del conflicto armado, la paz no es simplemente la ausencia de la guerra, la paz es mucho más, la paz es fruto de la justicia, de la solidaridad, de la convivencia fraterna y, por lo tanto, el compromiso fundamental de todos nosotros como colombianos es precisamente lograr construir esa sociedad que todos anhelamos”.

Exaltan los acercamientos

Destacó que hay una serie de temas alrededor de la violencia en Colombia que no deben excluirse y que más bien deben considerarse como parte del camino que conducen a la reconciliación interna de la Nación. “El conflicto armado en el país no es único, no es un hecho aislado, sino que se inserta en un conflicto mucho más amplio que es el conflicto social, que reviste muchos aspectos. Me atrevería a pensar que todo lo que se ha ido dando en estos dos primeros años del presidente Santos con la ley de regalías; con la ley de víctimas; con la ley de redistribución de tierras; con todo este ir poniendo las bases fundamentales para una reconciliación nacional y que verdaderamente se pueda empezar de nuevo a construir el tejido social, pienso que ahí están una serie de temas clave. Es muy importante que se tenga en cuenta todo el problema de las minorías étnicas, sabemos lo que ha significado el conflicto indígena, los afrodescendientes, o sea, una cantidad de temas que son prioritarios ,si se quiere lograr acuerdos fundamentales que le permitan a Colombia vivir en paz”, concluyó. VNC

TEXTO: J. Escobar. FOTO: CEC

Actualizado
08/09/2012
Compartir