Manipulados Solidarios: trabajador como el que más

Manipulados Solidarios, iniciativa laboral para excluidos Hijas de la Caridad Santander

Las Hijas de la Caridad promueven en Santander una iniciativa laboral para excluidos

Manipulados Solidarios, iniciativa laboral para excluidos Hijas de la Caridad Santander

VICENTE L. GARCÍA | Al abrigo de la Cocina Económica regentada por las Hijas de la Caridad de san Vicente de Paúl, institución centenaria y uno de los grandes referentes de la caridad en Santander, ha nacido Manipulados Solidarios, una entidad cuyo objetivo es gestionar y generar empleo adaptado como respuesta a las necesidades de colectivos en situación o riesgo de exclusión social. [Manipulados Solidarios: trabajador como el que más – Extracto]

Axun Echarri, superiora de la comunidad, califica este proyecto como “largamente soñado, valorado y sopesado”. Y es que si la Cocina Económica “tiene como principio atender las necesidades básicas de las personas que llaman a la puerta, como la alimentación y el aseo”, en la línea de cuidar la dignidad de la persona, dan un paso más allá con Manipulados Solidarios, por el que “se posibilita una ocupación del tiempo que desarrolle una adecuada autoestima, protegiendo a la persona y curándola del ‘exceso de calle’. Y, aún mejor, se le facilita el poder vivir dignamente de lo que le reporta su propio trabajo”.

La misión de Manipulados Solidarios, nos cuenta Ana Mirat, coordinadora de este proyecto, “es consolidar una estructura organizativa que sea dinámica, competitiva y autosostenible, entendida como un modelo de organización transformador cuyo objetivo es la optimización de beneficios sociales”.

Para ello, crean y mantienen puestos de trabajo para personas con especial dificultad de acceso al mercado laboral: principalmente, inmigrantes o aquellos que han caído en niveles de pobreza o marginalidad. “Personas con una situación laboral y personal muy al límite, que están al borde de la exclusión y que carecen de posibilidades de encontrar oportunidades en el mundo laboral, por edad, origen, circunstancias personales…”, apunta Ana.Manipulados Solidarios, iniciativa laboral para excluidos Hijas de la Caridad Santander

Por ahora, las cuatro personas que forman parte de este proyecto centran este en la elaboración de productos textiles y encuadernados, como bolsas de promoción personalizadas, muestrarios, catálogos y agendas. Así, su producto estrella es la Agenda Escolar Solidaria y Bilingüe, que educa en el consumo responsable, muestra la realidad de las personas que no tienen hogar y recuerda diversas necesidades sociales.

Que sus productos tengan un componente solidario es un dato más que relevante. Así lo reconoce Ana: “Eso te obliga a una serie de responsabilidades que otros no tienen. Pero también hace que nuestros clientes estén doblemente satisfechos. Por un lado, por el resultado del servicio que hemos sabido darles, que buscamos que sea de la máxima calidad. Y, por otro, por la sensación se saberse solidarios, cuyos efectos son muy gratificantes”.

Porque toda aquella persona o institución que adquiere un producto de Manipulados Solidarios sabe que contribuye a asentar la oportunidad dada a quien solo quiere trabajar como uno más.

Es el caso de V. González, uno de los cuatro contratados por las religiosas, quien se muestra enormemente agradecido: “Manipulados Solidarios ha supuesto una oportunidad en mi vida. Tengo 60 años y una ilusión por trabajar que no puedo explicar. Cada día es diferente, aprendo algo nuevo y lo pongo en práctica. En este grupo de trabajo no nos detiene no saber hacer algo. He aprendido a coser, a cortar, a perforar o a encuadernar… Los retos diarios los vamos superando y la satisfacción de hacer algo por vez primera, y hacerlo bien, produce una enorme gratitud hacia este proyecto. Lo que queremos es superar cada reto que tenemos por delante, aprender y no dejar nunca de hacerlo. Podemos con todo. Solo hay que creer en uno mismo e intentarlo”.

Manipulados Solidarios, iniciativa laboral para excluidos Hijas de la Caridad SantanderHoy, después de un tiempo en paro, disfruta madrugando: “Lo que más me gusta es levantarme cada día y venir a trabajar”.

Competitividad

Pero, además de este valor, también es muy importante el made in Spain que marca toda su producción. Algo que, hoy, ya supone todo un hecho diferencial en el ámbito empresarial.

“Es ciertamente competitivo poder decir que ‘el producto que tiene en sus manos ha sido elaborado en España’: eso es lo mejor. Cuando estás ofreciendo un objeto o servicio a un precio, con calidad en la elaboración y origen local, estas posicionándote de manera inmejorable. Ahí está nuestra oportunidad. Tenemos que ser capaces de crear cosas diferentes, estar disponibles para trabajar para empresas siendo muy competitivos, soportando poco margen y siendo muy humildes, pero orgullosos de lo bien que lo podemos hacer”.

Quien así se expresa es Sandrine Andalete, que ofrece acompañamiento laboral y técnico personalizado a todos los que participan en el programa.

El hecho de que Sandrine esté contratada para desempeñar esta labor de asesoramiento se debe al programa Talento S, de la Fundación Botín. Como reconocen las religiosas, lo que ella aporta es el apoyo de una profesional que sirve de nexo entre el mundo de la empresa y su iniciativa social. Así, ella valora qué se necesita o con qué cuentan ya para poder competir en el mercado y, de este modo, cumplir con los objetivos empresariales y humanistas que no se contradicen entre sí, porque, insisten, “no es incomplatible ser autosostenibles y tener un objetivo social”.Manipulados Solidarios, iniciativa laboral para excluidos Hijas de la Caridad Santander

Junto a Sandrine, otro profesional analiza el mercado que, como recalca Ana, “nos transmite la realidad que hay fuera de los talleres ocupacionales; una realidad diferente, y más en estos momentos tan difíciles. Ambos conforman un ilusionante equipo que busca qué podemos producir, detecta nichos de mercado y conoce nuestras limitaciones”.

La misma coordinadora del proyecto insiste en esta idea: “Los que contratan nuestros productos deben pensar que las personas que los han elaborado ya no están en la marginalidad, precisamente y gracias a que lo han elaborado”.

Asimismo, también considera importante transmitir que “el beneficio que genere esta actividad se reinvierte en el propio proyecto, con el fin de dar una oportunidad a otra persona. No se busca un crecimiento ni una expansión tal que nos hagan olvidar el sentido de todo esto. Una cosa es que seamos capaces de realizar una actividad empresarial rentable, y otra que los objetivos sean comunes a una empresa”.

Sentirse útil

Así, el fin último de las hermanas es que, poco a poco, sean más quienes pasen a formar parte de Manipulados Solidarios. Conscientes, como son, de que esta es una oportunidad que, desde lo laboral, va todavía más allá: “La experiencia nos muestra –concluye Axun– la gran satisfacción que vive un ser humano cuando se siente útil. Cuando es capaz de desarrollar una tarea, por muy sencilla que sea, esta le reporta una imagen de sí mismo valiosa que le genera ganas de vivir, de luchar”.

Manipulados Solidarios, iniciativa laboral para excluidos Hijas de la Caridad Santander“No es exagerado decir que se siente parte de la humanidad –continúa–. Por eso constatamos que es sorprendente la capacidad creativa y el esfuerzo que es capar de hacer la persona cuando se encuentra en un contexto que lo acompaña y cree en él”.

El valor de la creatividad

Como coinciden las Hijas de la Caridad, y resume perfectamente Axun, su superiora, una de las cosas de las que depende la sostenibilidad de este proyecto es el éxito en el intento de ser diferentes:

“Inicialmente, nos preguntamos: ¿qué podemos hacer que nos haga interesantes? Vivimos en la época en que la necesidad de reinventarse nunca ha estado tan presente. Por eso hemos hecho nuestro un lema de nuestro fundador, san Vicente de Paúl, que nunca ha estado más vigente: ‘El amor es creativo hasta el infinito’. Nosotras tenemos muy presente que las respuestas caritativas concretas son infinitas, como lo son las necesidades del ser humano. En momentos de dificultad, se ejercita la imaginación, se aúnan fuerzas y se ponen en movimiento capacidades que en tiempos de bonanza están ralentizadas. Lo mismo ocurre con la situación en general. Puede ser un momento difícil este de la crisis, pero también puede ser muy fecundo y solidario”.

Por ahora, su estrategia, basada en poner en alza el valor de un producto como generador de oportunidades en la vida de una serie de personas, es seguida por empresas que quieren que sus productos sean vistos como solidarios por parte del cliente. “De ahí que nos pidan que quede claro que los hemos manipulado o elaborado nosotros”, se felicita Axun.

En el nº 2.814 de Vida Nueva.

Actualizado
07/09/2012
Compartir