Incertidumbre ante el nuevo curso escolar

una madre lleva a sus hijos al colegio

La crisis, la reforma legislativa y viejas polémicas afectan a la educación

padres llevan a sus hijos al colegio

FRAN OTERO | No son buenos tiempos para la educación, y eso que para quienes nos gobiernan era intocable hace ahora un año. [Incertidumbre ante el nuevo curso escolar – Extracto]

Comienza un nuevo curso, con nuevos y viejos problemas; con una crisis galopante que amenaza lo más básico, con protestas y reivindicaciones, con una reforma educativa en ciernes… muchas incertidumbres para un sistema que pocas veces, por una cosa u otra, ha tenido estabilidad en los últimos 30 años.

Son varios los frentes abiertos este año: la crisis con sus consiguientes ajustes, la subida del IVA que afecta al material escolar, la reforma educativa y el malestar del profesorado, que se manifiesta en protestas, huelgas y manifestaciones.

Los ajustes llegaron a la educación en mitad del curso pasado, aunque comiencen a aplicarse ahora. Para ahorrar unos 3.000 millones de euros, el Gobierno decidió el aumento, hasta un 20% de alumnos, de las aulas de Educación Primaria y Secundaria. Una medida que seguirá vigente mientras la crisis persista. Además, los profesores sufrieron un aumento de horas lectivas, hasta las 25 semanales en Primaria y 20 en Secundaria.

Del mismo modo, el decreto aprobado por el Gobierno recoge que no se podrán crear nuevos complementos retributivos, el aplazamiento de algunos módulos de FP para el curso siguiente o que el propio centro afronte las bajas inferiores a diez días.

Unas medidas que crearon malestar entre el profesorado –los funcionarios sufrieron además rebajas en su sueldo–, suponen, según los sindicatos, la pérdida de miles de empleos y, por ende, el empeoramiento de la calidad educativa.

Un ajuste que ha afectado tanto a la escuela pública como a la concertada. En el caso de esta última, la situación se está volviendo dramática. En estas mismas páginas, nada más comenzar el mes de agosto, Escuelas Católicas de Andalucía denunciaba impagos de la Junta, una situación que se agrava si se tiene en cuenta que las comunidades autónomas financian en torno a un 50% del coste real por alumno en estas escuelas.dos niños de uniforme de camino al colegio

Y es que hay centros concertados cuya viabilidad económica está en duda por los recortes: se han rebajado los módulos de concierto un 4,5% en gastos de personal y gastos variables, y un 1,5% en otros gastos, ajustes que también han afectado a la remuneración del profesorado de estas escuelas, que, desde 2011, han acumulado una rebaja del 10%.

Reforma de la ley

Otro de los asuntos capitales para este curso será la reforma educativa que ya anuncio el ministro de Educación, José Ignacio Wert, el pasado mes de julio, y que implicará mayores exigencias para acceder a las becas, más evaluaciones a lo largo de la educación obligatoria (reválidas), más horas de matemáticas, ciencias, inglés y lengua y alguna modificación en la distribución de los cursos.

Una propuesta que ya ha encontrado numerosas contestaciones y que previsiblemente volverá a abrir un debate político sin tregua en torno a un tema capital. Además, sostienen algunos expertos, no es el momento más adecuado ni estamos en la mejor situación económica para llevarla a cabo.

A todos estos problemas, más generales y primordiales, se le suman los que tendrán que afrontar las familias, que ven cómo en algunas autonomías se han eliminado las becas de comedor y, por tanto, tendrán que hacer frente al gasto o buscar alternativas –también se quiere cobrar por el uso del comedor a los que lleven su comida–; o el aumento del IVA del material escolar del 8% al 21%.

Desde CONCAPA reclaman, entre otras cosas, que la dotación del profesorado sea suficiente y que se mantengan “servicios educativos dignos, aunque sean ajustados a las necesidades coyunturales del momento, tanto en transporte escolar, como en becas, comedor…”. También que se trate del mismo modo a las familias de los centros públicos y concertados, “puesto que la crisis es igual para todos, para que las cargas y sacrificios sean repartidos equitativamente, estableciendo ayudas económicas a las más necesitadas”.

En definitiva, el que comienza será un año complicado en lo económico, pero también en lo educativo; ahora se aplicarán todos los recortes y ajustes aprobados en los últimos tiempos. Comienza, por tanto, el curso más difícil de aprobar.

En el nº 2.814 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
07/09/2012
Compartir