Un Misterio que despierta emociones

El Misteri de la Selva, Tarragona, representación teatral Asunción María

La Selva del Camp celebra, como cada agosto, su representación teatral y musical de la Asunción

El Misteri de la Selva, Tarragona, representación teatral Asunción María

JORDI LLISTERRI. Fotos: PATRONAT DEL MISTERI DE LA SELVA | “Me he emocionado en las más de setenta representaciones en las que he participado. Siempre está ese momento, ese fragmento que has oído centenares de veces y que en la representación te impacta”. Así explica Joan Massana su experiencia tras haber participado en todas las funciones del Misteri de la Selva que se han realizado desde 1980. [El Misteri de la Selva despierta emociones – Extracto]

Se trata de la puesta en escena de un drama sobre la asunción de la Virgen María escrito en el siglo XIV. Setecientos años después, mantener esta emotividad, el ambiente que genera y la comunicación –comunión– con el público, es probablemente el verdadero misterio. Y es que, como destaca Massana, “es un Misterio que despierta emociones”.

Las representaciones del Misteri de la Selva se realizan cada año, el 14 y 15 de agosto, en la iglesia de San Andrés Apóstol de La Selva del Camp. Son el orgullo de la población y un patrimonio cultural y religioso de la Archidiócesis de Tarragona.

No juegan con la espectacularidad y la popularidad de otras representaciones conocidas, como el Misterio de Elche, pero los promotores de esta iniciativa cultural y religiosa subrayan que el Misteri de la Selva es el drama asuncionista íntegro más antiguo de Europa escrito en lengua románica.

Actualmente, se representa con un texto adaptado al catalán moderno, pero el escrito original –con las anotaciones musicales y escénicas para su representación– se conserva desde que fue redescubierto a finales del siglo XIX por un sacerdote de La Selva del Camp. Se tienen indicios de su representación en Tarragona ya en 1388. Aunque el nombre del autor se mantiene anónimo, posiblemente se tratara de un dominico de Tarragona que quería mostrar al pueblo más sencillo las tradiciones vinculadas a la festividad de la Virgen de Agosto.El Misteri de la Selva, Tarragona, representación teatral Asunción María

El relato se inspira en el texto medieval de la leyenda áurea, pero solo recoge una parte de este texto, añade las referencias devocionales locales y hace su propia creación literaria y teológica. Los expertos destacan que las aportaciones del autor hacen centrar la mirada en los puntos esenciales de la asunción de la Virgen.

El biblista Armand Puig, sacerdote nacido en La Selva del Camp, es uno de los promotores de la recuperación del Misteri de la Selva y autor de la adaptación actual, junto con Amadeu J. Soberanas.

Sostiene que “es una excelente combinación de profundidad teológica y de lenguaje al alcance del gran público”. Se eliminan elementos mitológicos. Por ejemplo, los apóstoles no llegan a Jerusalén conducidos por una nube, sino que se presentan sencillamente andando tras la llamada de María. Tampoco la Virgen es cubierta por una nube en su tránsito, sino, simplemente, rodeada filialmente por los apóstoles.

Son detalles que para Puig hacen que “todo se presente envuelto por una gran humanidad y de la manera más natural y expresiva”. En el mismo sentido, es un texto más cristológico y acentúa el protagonismo de Jesús y la íntima y amorosa relación con su madre.

A pesar de contar con estos elementos, el reto fue trasladar de una forma viva e inteligible un relato medieval a un público contemporáneo. Conseguir que no quedara como una representación arcaica y lejana en el tiempo. Massana explica que, para responder a este objetivo, “se optó por un estilo austero, estilizado y conectado con la liturgia posconciliar. A lo largo de los años, hemos hecho mejoras en el vestuario, en la iluminación y algunos cambios en la escenografía, pero esta apuesta inicial no ha cambiado”.

Así, no hay efectos escénicos espectaculares para focalizar más la atención en la experiencia religiosa que transmiten los actores. Tampoco hay excesos en el vestuario, con túnicas y albas blancas de máxima simplicidad. Solo los judíos y los demonios tienen una caracterización más teatral, ya que representan un contrapunto a los personajes del relato evangélico.

A la creación de este ambiente también contribuye especialmente la austeridad musical. Buena parte se ejecuta a capela, sin acompañamiento musical. El texto original contiene indicaciones sobre la música, principalmente de canto gregoriano y de polifonías de los siglos XIII y XIV.

El Misteri de la Selva, Tarragona, representación teatral Asunción MaríaLa recuperación de la parte musical fue, precisamente, la que requirió la intervención más especializada. El texto era conocido y contaba con una transcripción moderna desde los años 50, pero faltaba la adaptación musical, que realizó Joan M. Aragonés. La fidelidad a la obra original ha sido posible por contener himnos religiosos, como el Veni Creator y otras melodías locales conocidas.

Una población orgullosa

Todos estos elementos explican, en parte, la intensidad con la que se vive el Misteri en La Selva del Camp. Es habitual ver en el coro cómo brillan los ojos de algunos actores y ver a otros terminar entre lágrimas de emoción.

Una experiencia que también vive el público, como constataron ya desde el primer año. Un eminente filólogo medievalista como Ramon Aramon, o la escritora Maria Aurèlia Campany, son algunos de los que Massana recuerda emocionados durante toda la representación.

“Hay alguno más allá aparte de las palabras y melodías. La gente lo percibe, y no tiene nada que ver con si eres creyente o no, ni con el nivel cultural que tengas”. Por este impacto transversal, Massana es de los que cree que en el Misteri de la Selva “la Virgen María se hace presente de alguna manera”.

Estos días de julio ya han empezado en La Selva del Camp los ensayos para la representación de este año. El montaje moviliza a más de un centenar de personas. Aunque la obra ya esté rodada y el montaje sea amateur, todo tiene que estar preparado un año más para el 14 y 15 de agosto. Algunos actores principales también tienen que ensayar durante todo el año.

Todos los voluntarios que participan en la obra son gente del pueblo, generándose así un claro ambiente comunitario. “El Misteri se dinamiza desde la parroquia y tiene un marcado acento cultural cristiano, pero participan personas que nunca esperarías que se implicaran en una actividad parroquial o teatral”, apunta Massana, quien también señala como elemento determinante el que, durante muchos años, la vida cultural de La Selva del Camp ha estado liderada por personas de ambientes cristianos.

Desde el teatro a las sardanas o la promoción de la lengua catalana. Esta implicación cívica es la que facilitó hace poco más de treinta años la recuperación de la representación. El Misteri de la Selva, Tarragona, representación teatral Asunción María

Aunque el Misteri ha hecho algunas representaciones extraordinarias en otras ciudades, como Jerusalén, Roma, Elche, Tarragona, Barcelona y en el Monasterio de Montserrat, Massana explica que tienen muy claro que quieren mantener las fechas de agosto y el lugar como referencia: “Queremos que sea una tradición”.

Elche también presume de obra medieval

Junto al de La Selva del Camp, el Misterio de Elche es otro de los misterios más reconocidos en nuestro país. Y a nivel internacional, formando parte, desde 2001, del catálogo de Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad establecido por la UNESCO.

También de origen medieval y con el fin de celebrar la Asunción de la Virgen María, ha vencido a la batalla del tiempo y ha mantenido una representación que ha atravesado por todo tipo de dificultades: impulsada por familias de la antigua villa y luego continuada por una cofradía mariana, hasta la propia Iglesia quiso acabar con su celebración, en tiempos de Trento, alegando que se celebraba en el interior de un templo. El propio papa Urbano VIII, en 1632, tuvo que asegurar su supervivencia “a perpetuidad” a través de un decreto de privilegio.

Una perpetuidad que se vería amenazada por una cierta decadencia en los siglos XVIII y XIX. Hasta que, en 1924, surgió la Junta Protectora de la Fiesta de Elche, que reelaboró escénica y musicalmente la obra. Con tal éxito que, en 1931, el Gobierno de la II República declaró el Misterio Monumento Nacional.

La Guerra Civil supuso el único parón en sus representaciones, pero la creación de un Patronato Nacional para su impulso lo consolidó definitivamente. Hoy cuenta con el apoyo de la Generalitat Valenciana, la Diputación de Alicante y el Ayuntamiento de Elche.

En el nº 2.811 de Vida Nueva.

Actualizado
27/07/2012
Compartir