‘El irlandés’: un policía genial

El irlandés - fotograma de la película

El irlandés - fotograma de la película

J. L. CELADA | Un pueblerino solitario, descreído, absurdo y ofensivo por igual, sincero hasta la grosería, impredecible, muy poco ortodoxo… pero íntegro. Estas pinceladas sueltas no bastan para retratar en toda su complejidad, riqueza y humanidad a uno de los personajes más singulares e inolvidables que nos ha regalado últimamente el cine. Se trata del protagonista de El irlandés, un policía en el salvaje y apartado oeste… de Irlanda, donde casi nunca ocurre nada.

“No sé si es un auténtico chiflado o un verdadero genio”, le confiesa desconcertado un agente estadounidense del FBI de misión en la zona, mientras nuestro antihéroe local encaja el cumplido con mirada entre impasible y socarrona.

Dos adjetivos que definen también esta brillante comedia negra con la que John Michael McDonagh debuta en el oficio. Un estreno convertido en el mayor éxito del cine independiente en Irlanda, hasta el punto de que la recaudación en taquilla ha triplicado ya su modesto presupuesto.

Toma las riendas de la narración un impagable Brendan Gleeson –al que pone excelente contrapunto Don Cheadle–, defensor de la ley y de un orden que no parece ir con él (aun cuando su afición a la bebida y a las prostitutas respete escrupulosamente sus horarios de servicio). Un perfil de trazos gruesos que, sin embargo, contrastan con la sutileza exhibida por el guionista y director para mostrarnos el melancólico universo provinciano donde se desarrollan los hechos.

En un remoto condado del país del IRA, de los pubs, de los verdes paisajes con el mar de fondo, la monotonía se ve amenazada por un asesinato en extrañas circunstancias. Sospechosos, testigos y policías –El irlandés y los “invasores” de esa rutina– entrecruzan allí sus caminos en un atípico thriller con aires de western a la europea y altas dosis de buen humor británico. El que se alimenta de las referencias a ingleses, galeses… o dublineses, pero, sobre todo, el que desprende la sola presencia del “último independentista”.El irlandés - fotograma de la película

Embarcado en un operativo de alto riesgo contra el tráfico de drogas, tan propenso a menudo a las corruptelas y sobornos, este imperturbable sheriff contemporáneo va dejando a su paso un rosario de situaciones y diálogos que delatan un estilo de vida en peligro de extinción o definitivamente caduco. El mismo que sugiere una estética de tonos crepusculares, feliz recreación en clave isleña de aquel histórico género de cowboys siempre dispuestos a impartir justicia.

Aunque no hay fotografía, música o dirección artística que valgan –por muy a la altura que estén– que logren hacer sombra a este sargento genial. Su irrupción en pantalla puebla la sala de sonrisas cómplices y agradecidas con El irlandés, una película cuya sana incorrección renueva la agotadora –y agotada– cartelera de las últimas semanas y refresca el sofocante panorama actual.

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL: The Guard.

GUIÓN Y DIRECCIÓN: John Michael McDonagh.

FOTOGRAFÍA: Larry Smith.

MÚSICA: Calexico.

PRODUCCIÓN: Chris Clark, Flora Fernández Marengo, Ed Guiney, Andrew Lowe.

INTÉRPRETES: Brendan Gleeson, Don Cheadle, David Wilmot, Liam Cunningham, Rory Keenan, Mark Strong, Fionnula Flanagan, Dominique McElligott, Sarah Greene, Katarina Cas.

En el nº 2.811 de Vida Nueva.

Actualizado
26/07/2012
Compartir