Benedicto XVI renueva su confianza en Bertone

Tadeo Ma Daquin, nuevo obispo auxiliar de Shanghai

El Papa envía una carta al cardenal antes de comenzar sus vacaciones veraniegas

cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado Vaticano

ANTONIO PELAYO. ROMA | Las de este año son quizás las vacaciones más necesarias y merecidas de Benedicto XVI. Desde el 3 de julio, el Santo Padre se encuentra ya en la residencia veraniega de Castel Gandolfo, donde permanecerá hasta primeros de octubre, lejos no solo del asfixiante calor de Roma, sino de la atmósfera todavía contaminada de la Curia romana y de sus corrillos. [A FONDO: Vatileaks: apuntes de zoología vaticana]

Antes de abandonar el Palacio Apostólico, Joseph Ratzinger ha escrito esta carta a su secretario de Estado: “En la víspera de mi partida para la estancia veraniega en Castel Gandolfo, deseo expresarle mi profunda gratitud por su discreta cercanía y por su iluminado consejo, que me ha servido de gran ayuda en estos últimos meses. Habiendo notado con tristeza las injustas críticas que se han lanzado contra su persona, quiero renovarle la seguridad de mi confianza personal que ya le manifesté con la carta del 15 de enero de 2010, cuyo contenido para mí no ha cambiado. Al encomendar su ministerio a la intercesión maternal de la santísima Virgen María, auxilio de los cristianos y de los apóstoles san Pedro y san Pablo, me complace enviarle, además de mi saludo fraterno, la bendición apostólica como prenda de todo bien anhelado”.

La carta lleva fecha del 2 de julio y fue publicada en la primera página de L’Osservatore Romano en su edición del día 4. El Papa cita otra carta suya anterior, enviada al cardenal Tarcisio Bertone un mes después de que este, al cumplir los 75 años, le presentase la renuncia a su cargo. En ella, después de elogiar algunas de sus cualidades (su sensus fidei, su preparación doctrinal y canónica y su humanitas), escribía: “Todas estas cualidades han sido el motivo que me ha llevado a la decisión, en el verano de 2006, de nombrarle mi secretario de Estado, y son hoy la razón por la cual en el futuro no quisiera renunciar a su preciosa colaboración”.

Escrita en el contexto descrito en anteriores crónicas, esta carta equivale a una confirmación en toda regla. ¿Hasta cuándo? Nadie es capaz de predecirlo, pero entre los observadores es mayoritario el número de los que piensan que Bertone ha sido confirmado en su cargo sine die, a no ser que se presentasen factores hoy por hoy imprevistos.

En todo caso, Ratzinger califica como “injustas críticas” las que desde hace meses han sido publicadas y hecho circular en los ambientes romanos, y parece inclinarse a la hipótesis de que se ha tratado de una campaña cuyo objetivo era derribar a Bertone de su puesto. Solo unos pocos consideran, sin embargo, que este apoyo moral en las circunstancias actuales permitiría al Papa, cuando cambie el panorama, nombrar con absoluta libertad al que sería su tercer secretario de Estado, después de Sodano y Bertone.

papa Benedicto XVI visita centro misioneros verbitas cerca Castel Gandolfo

Visita al Centro Ad Gentes de los misioneros verbitas en Nemi

Recuerdos del Concilio

La vida de Benedicto XVI en Castel Gandolfo va a ser muy similar a la de años pasados: descanso, largos paseos por los espléndidos jardines de las villas pontificias, escritura del tercer volumen de su obra sobre Jesús de Nazaret, preparación de documentos importantes y algunas salidas a los alrededores.

La primera de ellas tuvo lugar el lunes 9, y su destino fue el Centro Ad Gentes que los Misioneros Verbitas tienen en la localidad de Nemi, a pocos kilómetros de Castel Gandolfo.

En esa casa, hace 47 años, el joven teólogo Joseph Ratzinger (37 años) fue invitado a colaborar en la preparación del decreto conciliar sobre las misiones en compañía de otros teólogos, como el dominico Yves Congar y el famoso obispo norteamericano Fulton Sheen. “Tal vez el más bello recuerdo de todo el Concilio”, reconoció con cierta emoción el Papa.

Viaje al Líbano, del 14 al 16 de septiembre

Entre los temas que ocuparán su atención, figura, sin duda, la visita al Líbano, ya confirmada oficialmente por el Vaticano y que tendrá lugar del 14 al 16 de septiembre. La capital, Beirut, y las vecinas localidades de Harissa- –sede de la Nunciatura, donde se alojará–, Baabda, Bzommar, Bkerké y Charfet serán visitadas en este viaje, cuyo objetivo principal es firmar la exhortación apostólica postsinodal de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos sobre Oriente Medio (Roma, 10-24 de octubre de 2010).

Además de las entrevistas con las autoridades políticas del país, con los patriarcas y obispos libaneses y con los jefes de las diversas comunidades religiosas musulmanas, se encontrará con los jóvenes, y el domingo presidirá una misa multitudinaria en el paseo marítimo de Beirut.

Los expertos han estimado que, aunque la situación en el Líbano pueda verse afectada por la crisis en la vecina Siria, no son previsibles mayores riesgos para el Pontífice, si bien se extremarán las medidas de seguridad, sobre todo en los actos al aire libre, que son muy pocos.

El estado de las cuentas

Los días 3 y 4 de julio celebró su reunión semestral el Consejo Cardenalicio para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede, que preside el cardenal Bertone. Por parte de los responsables vaticanos participaron los cardenales Giuseppe Versaldi, presidente de la Prefectura para Asuntos Económicos (secundado por el secretario, Lucio Ángel Vallejo); Giuseppe Bertello, presidente de la Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano; y Domenico Calcagno, presidente de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede.

Sobre sus respectivos campos de actividad, presentaron informes el padre Federico Lombardi, director de Radio Vaticano, y Paolo Cipriani, director general del Instituto para las Obras de Religión (IOR).

Según el comunicado final, el año 2011 se cerró con un déficit de 15 millones de euros por lo que se refiere a la Santa Sede, y con un superávit de 21 millones por parte del Estado de la Ciudad del Vaticano. A este resultado positivo ha contribuido sin duda de modo muy significativo lo recaudado por los Museos Vaticano: sus cinco millones de visitantes dejaron en sus cajas 91 millones

Otra cifra significativa es la del Óbolo de San Pedro, que se elevó a 69 millones de dólares (dos más que en ejercicio anterior). Finalmente, el IOR puso a disposición del Papa para su “ministerio apostólico y de caridad” 49 millones de euros.

Tratándose de un año en el que la crisis económica ha producido estragos, las cosas no han ido tan mal como hubiera sido de temer. Veremos qué sucede con las cuentas de 2012.

La reunión cardenalicia coincidió con la que celebró en Estrasburgo (2-6 de julio) la plenaria de Moneyval (el comité del Consejo de Europa que controla los sistemas anti-blanqueo de los países miembros). En el curso de la misma, se estudió el caso de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano, representados por una delegación a cuyo frente estaba Ettore Balestrero, subsecretario paras las Relaciones con los Estados.

Tadeo Ma Daquin, nuevo obispo auxiliar de Shanghai

Tadeo Ma Daquin, nuevo obispo auxiliar de Shanghai

El informe adoptado ha sido entregado a las autoridades vaticanas para que en el plazo de un mes puedan formular sus observaciones. Parece ser que los expertos han considerado inicialmente satisfactorias las medidas tomadas y han formulado solo algunas reticencias superables.

Nuevas ordenaciones en China

Llevábamos algunos meses sin que las autoridades chinas protagonizasen algunas de sus habituales arbitrariedades por lo que se refiere a las ordenaciones episcopales llevadas a cabo sin el consentimiento del Papa, como exige el Derecho Canónico, que, por otra parte, no hace más que regular con normas propias un derecho a la libertad religiosa reconocido por la comunidad internacional.

El 6 de julio fue consagrado obispo sin el obligatorio mandato pontificio el sacerdote Joseph Yue Fusheng y puesto al frente de la Administración Apostólica de Harbin. Al día siguiente, recibió la consagración episcopal el obispo auxiliar de Shanghai, Tadeo Ma Daquin, debidamente autorizado por la Santa Sede, aunque en el acto participó un obispo que no está en comunión con el Santo Padre.

El 10 de julio, la Santa Sede hizo una declaración en la que recalcaba que el nuevo obispo ha incurrido en la excomunión latae sententiae, e igualmente los obispos consagrantes, aunque a estos últimos se les reconoce la posibilidad de “referir a la Santa Sede sobre su participación en la ceremonia religiosa” (que fue, tal vez, impuesta a la fuerza).

La declaración expresa su confianza en “el efectivo deseo de las autoridades gubernamentales de dialogar con la Santa Sede”, y que no vuelvan a producirse “gestos contrarios a ese diálogo”.

  • OPINIÓN: Martini, por Antonio Pelayo

En el nº 2.809 de Vida Nueva.

Actualizado
13/07/2012
Compartir