“La pastoral de la Iglesia ha de ser más comunicativa”

micrófonos medios de comunicación en una rueda de prensa

Obispos de España y Portugal animan a estar en los medios en “actitud dialogante”

micrófonos medios de comunicación en una rueda de prensa

VIDA NUEVA | Si hace ya décadas que viene siendo una urgencia la presencia profesionalizada y de sentido de la Iglesia en los medios de comunicación para su misión, mucho más lo es ahora, en vísperas del Año de la fe y, sobre todo, de un Sínodo que abordará las claves y retos de una nueva evangelización.

Y con este trasfondo, y bajo el lema Medios: Puertas de la fe, han reflexionado los obispos de las comisiones de comunicación de las conferencias episcopales de España y Portugal, reunidos a finales de junio en Fátima, con algunas conclusiones a tener en cuenta. Entre ellas, que “toda la acción pastoral de la Iglesia ha de ser más comunicativa” y que, además, ha de hacerse presente en los medios “con sencillez y claridad, en actitud dialogante”.

Para ello, es necesario –dicen los obispos en las conclusiones de este encuentro, que se viene manteniendo de forma periódica desde hace años– afrontar eclesialmente la comunicación desde una doble misión: “Por un lado, la ya tradicionalmente asentada, que está orientada primordialmente a la evangelización. Pero, por otro lado, y al mismo tiempo, la Iglesia también ha de proyectar y trabajar su propia imagen institucional o pública (entre la que se incluyen las acciones de gobierno de sus pastores) para que ella misma sea percibida de manera adecuada. Por esto mismo se impone una consideración nueva de los procesos comunicativos de la Iglesia, que vayan asociados no solo a la misión evangelizadora, sino también a la tarea de gobierno pastoral”.

Condicionantes

Junto a estas consideraciones, los prelados han reflexionado sobre la situación de la comunicación en sus respectivos ámbitos, detectando que la actividad comunicativa “sigue estando notablemente condicionada por la situación económica, ideológica y política”.

Una coyuntura económica que, además, “está ocasionando la precariedad y con frecuencia la pérdida de trabajo de los profesionales, con perjuicio para todo el proceso comunicativo y la consiguiente limitación del derecho del público a conocer la verdad”. Una verdad que, a su vez, está condicionada, según la apreciación de los obispos, por una frecuente “supremacía de la imagen, que puede desviar la atención sobre la realidad objetiva”.

En este sentido, advierten que, “en ocasiones, el uso inadecuado de las tecnologías dificulta la reflexión, la formación de opinión y las relaciones personales y familiares”.

Pero sucede además que esa verdad ni siquiera tiene cabida en las programaciones de los medios de comunicación. “Con frecuencia –dice el comunicado final–, las demandas inducidas de las audiencias constituyen un factor determinante en la configuración de los contenidos que los medios ofrecen. No obstante, consideramos que, desde una adecuada visión ética, este no puede ser el criterio último, ya que se ha de atender a las necesidades de las personas, sin sacrificar en ningún caso la verdad y el bien común”.

Por todo ello, se anima a los padres y educadores “a seguir formando a los más jóvenes en el uso adecuado y responsable de los medios de comunicación”. Y a quienes trabajan en ellos se les alienta “a proseguir su empeño en servir a la dignidad de la persona y a la construcción de una sociedad más libre, justa y solidaria”.

En el nº 2.809 de Vida Nueva.

Actualizado
12/07/2012
Compartir