Becky Adda-Dontoh: “La Iglesia de Nigeria se siente frustrada, pero no intimidada”

Miembro de la Comisión Justicia y Paz de la Archidiócesis de Jos

Becky Adda-Dontoh, miembro Justicia y Paz de Nigeria

ALBERTO EISMAN | Becky Adda-Dontoh, miembro de la Comisión Justicia y Paz de la archidiócesis nigeriana de Jos, trabaja desde hace varios años para establecer mecanismos por los que las comunidades cristianas puedan ser más activas en la resolución de conflictos. Algo esencial en el país africano, donde en los últimos meses se está produciendo una oleada de ataques terroristas contra los cristianos por parte de la secta Boko Haram.

– Jos y su estado de Plateau, igual que otras zonas en Nigeria, se han visto afectados por actividades violentas. ¿Cuál es la situación ahora mismo?

– La zona de Jos está polarizada en frentes religiosos con asentamientos humanos “solo de cristianos” o “solo de musulmanes”. La situación general hoy es de relativa calma, pero es muy impredecible y puede cambiar en minutos. Soldados, policías y otros agentes son muy visibles dentro de la ciudad con controles de seguridad tanto en las calles como en las entradas de las iglesias. Ya no se permite que los vehículos aparquen cerca de los templos y los feligreses son cacheados con detectores de metales antes de entrar. El aguante de la gente es extraordinario. Pocas horas después de un ataque, vuelven a las calles y continúan sus actividades.

– ¿Cuál ha sido la reacción de los cristianos al verse como objetivos de estos ataques?

– La Iglesia se siente frustrada, pero no intimidada, y continúa llamando a la calma entre los cristianos. Los líderes eclesiales han pedido a jóvenes cristianos con ganas de revancha que se abstengan de represalias por los tres ataques suicidas contra iglesias que ha habido hasta ahora: el día 26 de febrero en la Church of Christ, el 11 de marzo en la parroquia de St. Finbars y el 10 de junio en la Christ Chosen Church.

– ¿Cuál es la actitud de la Iglesia?

– La respuesta de los líderes cristianos en general ha sido ambivalente: mientras muchos hacían llamados a la paciencia, otros cuantos amenazaban con movilizar a los cristianos para defenderse si el Gobierno no controlaba la situación. Sin embargo, el liderazgo de la Iglesia católica en el Plateau State, presidida por el arzobispo Ignatius Kaigama, ha sido decisivo en la búsqueda de medios pacíficos ante esta crisis. Él está colaborando incansable y muy abiertamente con los líderes musulmanes para poder alcanzar una paz sostenible.

En el nº 2.808 de Vida Nueva. Entrevista con Becky Adda-Dontoh, íntegra solo para suscriptores

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
06/07/2012
Compartir