La Iglesia en Vizcaya, en defensa de un modelo social más humano

VICENTE L. GARCÍA. BILBAO | La dimensión caritativa de la Iglesia en Vizcaya, representada en 21 entidades, se ha posicionado ante la crisis del modelo social con un manifiesto en el que invitan a la acción.

“Ahora es cuando más falta hace asumir un papel activo y protagonista para defender el modelo social que humaniza nuestra sociedad”, apunta.

El punto número cinco condensa el propósito de esta iniciativa: “Las entidades sociales de Iglesia de Vizcaya queremos reforzar nuestro compromiso personal, comunitario e institucional, en la defensa y acompañamiento de las personas y colectivos más vulnerables. Apostamos por un modelo de sociedad que acoge, acompaña y promociona a las personas que más lo necesitan; por el desarrollo de actitudes que dan sentido a la caridad cristiana, que trata además de ser operativa. Y seguiremos sumando esfuerzos con otros agentes en la construcción de una sociedad basada en la justicia social y el reconocimiento de los derechos de todas las personas”.

El llamamiento es directo a los poderes públicos, a los que piden que contribuyan a asegurar los derechos y la redistribución de los bienes, velando por las personas más débiles y desprotegidas.

El comunicado también aborda la manera en la que prensa y poderes públicos tratan algunas cuestiones fundamentales: “Observamos con preocupación que en esta coyuntura de crisis se va creando un imaginario social de rechazo que excluye y estigmatiza a los más desfavorecidos. El tratamiento que los medios dan a determinadas noticias y algunas declaraciones institucionales sobre el fraude en las ayudas sociales o la necesidad de restringir la atención de todas las personas de una forma equitativa en los servicios públicos, representan una involución en materia de Derechos Humanos y son contratarias a la práctica que nos recuerda la Iglesia de reconocimiento de la dignidad de la persona”.

En el nº 2.806 de Vida Nueva.

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
21/06/2012
Compartir