España ya no es “catolicísima”

peregrinación a Javier en Navarra
peregrinación a Javier en Navarra

Misa en el castillo de Javier (Navarra)

DARÍO MENOR | Dice el tópico que España es “catolicísima” y, sobre todo los extranjeros, no se cansan de repetirlo, pero ¿es todavía acertado el calificativo? Según la investigación de la Universidad de Chicago, un 38% de los españoles afirman estar seguros de la existencia de Dios, lo que sitúa al país en el puesto duodécimo de las treinta naciones estudiadas.

La posición es igualmente templada –la decimosexta– en la clasificación según el número de personas que no creen: hay casi un 10%.

Al igual que ocurre en la mayor parte de los países que analiza el informe, en España se está produciendo una lenta y continua reducción en el número de creyentes. El porcentaje de ateos, sin embargo, no se ha disparado. Solo un 3,6% de los entrevistados mantienen una postura ateísta firme, 1,2 puntos más que en 1998. Desde ese año y hasta 2008, el número de españoles seguros de que Dios existe ha caído un 7%. Es una cifra similar a otras naciones del entorno, como Italia (-6,7%), Francia (-5,8%), Portugal (-9,4%) o Países Bajos (-5%).

“El patrón de que España es católica ya no es tan ajustado como antes. Lo significativo en la religión, que es la práctica, ha disminuido. Los resultados de los barómetros anuales muestran una reducción en el número de los que no participan nunca en ceremonias religiosas, excepto las bodas, bautizos y comuniones por una cuestión social”, explica la socióloga Raquel Vélez, quien cuenta con experiencia en el manejo de estudios sobre la evolución de la creencia en Dios.

“Casi tres cuartas partes de los que se declaran hoy no creyentes antes sí que lo eran. La secularización es palpable en las cifras. La religiosidad parece haber pasado cada vez más a la esfera privada de la vida de las personas”, afirma Vélez.

El barómetro del CIS

Las sucesivas encuestas que realiza el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sostienen las afirmaciones de la experta y llegan a la misma conclusión que la investigación de la Universidad de Chicago. Los barómetros del CIS muestran que, a principios del año 2000, un 84,7% de los españoles se declaraban católicos y un 1,1% de otra religión. Los no creyentes eran un 9% y los ateos, un 3,5%.

Cinco años después, los católicos habían bajado hasta el 79,3% (cinco puntos menos). La llegada de inmigrantes de otras confesiones hizo que casi se duplicase el porcentaje de los que se declaraban de otra religión, llegando al 1,9%. Los mayores aumentos, sin embargo, se dieron entre los no creyentes y los ateos. Los primeros pasaron a ser el 11,8% (casi tres puntos más) y los segundos, el 5,6% (dos puntos por encima). Esta tendencia ha continuado hasta ahora.

Según el último barómetro del CIS (marzo de 2012), los católicos son el 73,6%; los fieles de otras religiones, el 1,3%; los no creyentes, el 15,8%; y los ateos, el 7,8%. Por tanto, en lo que llevamos de siglo XXI, el número de españoles que se declara católico ha bajado 11 puntos, una cifra que han ganado los no creyentes y los ateos.

Evolución de la práctica religiosa

La evolución de la práctica religiosa ha sufrido una evolución similar. En 1998, un 40% de la población casi nunca asistía a oficios religiosos; un 21% lo hacía varias veces al año; un 14%, alguna vez al mes; un 22%, casi todos los domingos y festivos; y un 3%, varias veces a la semana.

El cuadro ha cambiado mucho en estos catorce años. Los que no pisan casi nunca un templo son hoy el 59%, 19 puntos más que en 1998; los que van varias veces al año a misa son ahora un 16% (5 puntos menos); los que lo hacen alguna vez al mes, un 9% (5 puntos menos); y los que asisten casi todos los domingos y festivos, un 13% (9 puntos menos). El porcentaje de los practicantes muy habituales, que van a misa varias veces por semana, ha pasado a casi la mitad. Es ahora del 1,6%.

En el nº 2.802 de Vida Nueva.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
25/05/2012
Compartir