Día de la Acción Católica: la transmisión de la fe en lo cotidiano

varias chicas jóvenes estudiando

Se celebra el 27 de mayo para reivindicar el papel de los laicos

varias chicas jóvenes estudiando

FRAN OTERO | Un año más, este domingo 27 de mayo, la Iglesia celebra la solemnidad de Pentecostés, una fiesta en la que tiene cabida el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar que este año, como no podía ser de otra forma, plantea la nueva evangelización.

Dicen los obispos de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (CEAS) que “nuestros contemporáneos no encuentran en la evangelización permanente de la Iglesia la respuesta a sus preguntas y, en ocasiones, ni siquiera se las formulan”.

Por eso, se habla hoy de nueva evangelización, una acción que “pasa por el apostolado de todos su miembros, que deberán realizarlo de acuerdo a su estado y siendo siempre fermento en el mundo”.

En ese “todos” están los laicos, cuyo papel “es el mismo que deben tener en la Iglesia, que no es otro que la corresponsabilidad en la misión de evangelizar a todos”, explica a Vida Nueva el presidente de Acción Católica General, Higinio Junquera.

En su opinión, los laicos “debemos ver la tarea de la transmisión de la fe como algo cotidiano, que no se realiza solo en unas horas concretas y en lugares determinados. Tenemos una oportunidad de anunciar a Jesucristo en la tienda al hacer la compra, tomando un café con los amigos o en clase de matemáticas. Con demasiada frecuencia renunciamos a esta evangelización cotidiana tan necesaria y eficaz”.

Del mismo modo, cree que la nueva evangelización más, que una oportunidad, es una “absoluta necesidad”, pues reconoce, en un ejercicio de autocrítica, que los cristianos “hemos descuidado la tarea misionera, nos hemos relajado”.

Convencido de la importancia de los laicos, afirma, ante el aniversario del Concilio Vaticano II, que no se ha desplegado toda la potencialidad que este definió sobre los seglares. “Vivimos inercias clericales que debemos ir superando entre todos, caminando en una línea de corresponsabilidad y complementariedad”, añade.

Precisamente, desde la Acción Católica General se trabaja para que el laico asuma su papel en la nueva evangelización y, por ello, sus proyectos pasan por la formación como instrumento para el desarrollo de un laicado maduro y la continuidad en las distintos etapas. “Es necesario que ofrezcamos procesos de fe ininterrumpidos, para toda la vida, que garanticen una vivencia de la fe sin cortes”, concluye.

Para esta tarea, tal y como reconoce Higinio Junquera, cuentan con el apoyo de los obispos, así como la valoración positiva del proyecto que se está poniendo en marcha tras años difíciles. Tras una fuerte crisis, la Acción Católica General piensa en consolidar el proyecto y en la extensión en todas las parroquias de todas las diócesis.

En el nº 2.802 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
25/05/2012
Compartir