La escuela católica ahorra al Estado 4.000 millones de euros

alumnas estudiantes en la escuela católica

Pide que se acabe con la demagogia en la financiación de la enseñanza y se adecuen los conciertos al coste real

alumnas estudiantes en la escuela católica

F. OTERO | Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG) hizo público el pasado 16 de mayo un informe económico sobre gasto en educación concertada católica, del que se desprende que los colegios católicos ahorran al Estado cada año más de 4.000 millones de euros (4.346 millones en 2009) y que existe “un trato discriminatorio” con respecto a la enseñanza pública.

Este análisis, elaborado por el Secretariado General de Escuelas Católicas con datos de la memoria del Ministerio de Educación y de los propios centros de la institución relativos a los años 2007, 2008 y 2009 revela, por ejemplo, que el coste medio por alumno en la escuela concertada fue de 3.026 euros en 2009, mientras que en la pública ese importe ascendió a los 6.187 euros. “Esta diferencia es alarmante, cuando las obligaciones son equivalentes”, concluye Escuelas Católicas.

De este modo, continúa, los datos “son concluyentes”, por lo que solicita que “lo antes posible se adecuen los módulos de concierto al coste real del puesto escolar y se eliminen las diferencias actuales con la escuela pública”. En este sentido, se reclama la conclusión de los trabajos de la Comisión de Estudio del Módulo de conciertos, a fin de precisar el coste real y la acomodación de la financiación pública a dicho coste, “evitando las desigualdades actuales entre el gasto empleado en la pública y en la concertada, sobre todo si tenemos en cuenta el porcentaje de población atendida por cada modalidad”.

Según datos de 2009 (último año con estadísticas oficiales), la educación católica cuenta con un total de 2.656 centros, que hacen casi 1,4 millones de alumnos, a los que atienden cerca de 100.000 docentes. Para cubrir estas necesidades, los colegios concertados católicos reciben 5.891 millones de euros. En cambio, los centros públicos reciben casi 31.000 millones para educar a poco más de cinco millones de alumnos. Diferencias que se ponen de manifiesto en el gasto por alumno y que, una vez más, Escuelas Católicas vuelve a denunciar.

De hecho, hace unos meses, el entonces secretario general lo ponía de manifiesto: “No quitamos recursos a la pública; al contrario, contamos con menos recursos”.

En el nº 2.801 de Vida Nueva.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
21/05/2012
Compartir