Justicia y perdón, pilares para la paz

Obispo Juan María Uriarte Jornadas de Pastoral del INVIR

El obispo Uriarte recuerda la importancia de las personas como agentes de reconciliación en el País Vasco

Obispo Juan María Uriarte Jornadas de Pastoral del INVIR

El obispo Uriarte, durante su ponencia en las Jornadas

VICENTE L. GARCÍA. VITORIA | Las Jornadas de Pastoral del INVIRE (Instituto de Vida Religiosa), organizadas conjuntamente desde hace doce años con la Facultad de Teología de Vitoria, abordaron este años un tema actual, acuciante, social y espiritual: Reconciliación. Tras el cese definitivo de ETA.

En él participó el obispo emérito de San Sebastián, Juan María Uriarte, quien al referirse a la lectura cristiana de la reconciliación, recordó el mensaje papal para la Jornada Mundial de la Paz de 2002, en el que Juan Pablo II incidía en que no hay paz sin justicia ni justicia sin paz, y en que “los pilares de la paz son la justicia y el perdón”. Tomando como ejemplo a Nelson Mandela, afirmó que es vital que las personas, agentes de reconciliación, sean “personas reconciliadas”.

Dicho esto, Uriarte apostó por plantear “algún tipo de reconciliación imperfecta” y afirmó que habrá que “escoger el proyecto más adecuado” en cada momento. Para ello, “la ética tendrá que juzgar la medida de las concesiones a la injusticia que sean tolerable”. En este proceso, destacó el papel de las mujeres: “Suelen ser ellas las primeras en dar pasos en ese camino”.

Para finalizar, el obispo emérito dijo que las diócesis “deberían arbitrar un modesto servicio de acompañamiento a las víctimas o encomendar esa labor a instituciones como Baketik (centro de elaboración ética de conflictos).

Precisamente, el director de Baketik, Jonan Fernández, también participó en las Jornadas, donde expuso un decálogo de criterios de reconciliación, y lo hizo con la premisa de que todo proceso pivota sobre tres ejes (pasado, presente y futuro) y con la necesidad de dar respuesta a lo que ha ocurrido, a la prioridad actual, y a cómo lograr que no vuelva a suceder.

Dentro de estos puntos, se contempla la necesidad de lograr un relato veraz de “todos, todos los hechos” sin “excluir” a nada ni a nadie, y tampoco sin “diluir” la verdad, aunque también dijo que “no hay que engañar a nadie, [pues] hay daños que jamás serán reparables”.

El periodista Mariano Ferrer dijo que “todas las partes” –ETA, la izquierda abertzale y su entorno por una parte, y el Gobierno, las instituciones del Estado y fuerzas democráticas por otro– tendrán que explicar a la sociedad muchas cosas y revisar sus relatos de la verdad.

Finalmente, Fidel Aizpurúa, ofm, profesor de Teología, se centró en Jesús y en el testimonio de los primeros cristianos, para ponerles como ejemplo de la visión cristiana de reconciliación.

En el nº 2.800 de Vida Nueva.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
10/05/2012
Compartir