Ourense reflexiona sobre la familia y la crisis

JOSÉ RAMÓN AMOR PAN. OURENSE | Del 16 al 22 de abril, la Diócesis de Ourense celebró su tradicional Semana de la Familia. Se desarrollaron charlas en diversas iglesias parroquiales en torno a un único tema, que en esta ocasión era No tengáis miedo, sed testigos.

“Hemos vivido en un mundo en el que todo se compraba y vendía, el precio era secundario: nos hacían creer que podíamos vivir sin límites. De repente nos han hecho bajar de la nube y vemos en nuestras familias el dolor, el miedo, la soledad, el abandono. Solo la estructura familiar fuerte hace posible que se mantenga en pie cada persona”, afirman desde la Delegación de Familia de Ourense.

Y añaden: “Es momento de reflexionar sobre el modo de afrontar esta situación, aprender de las crisis, sobrellevarlas y salir de ellas. Es prioritario encontrar sentido a la vida y poder valorar todo lo que somos, descubrir que necesitamos a los demás, que unidos somos capaces de levantarnos con orgullo y caminar con paso firme”.

La iniciativa culminó con dos actos a nivel diocesano. En primer lugar, la conferencia Ser testigo: ciudadano, cristiano, hermano, a cargo del director del Instituto Teológico San Martín, Francisco Prieto, en el Centro Cultural de la Diputación.

En su intervención, Prieto señaló que “tenemos que seguir aprendiendo a dar sustancia al nombre de cristianos para liberarlo de las capas de barnices que lo han ido oscureciendo y devolverle así su color original (color del Reino y del Evangelio)”. “Es tiempo de vivir y no de hablar. Más que palabras hacen falta vidas (las de los testigos) para recorrer primero, y acompañar después a otros, al único camino, Jesús, el Señor”, añadió.

Para finalizar, y como segundo acto, la catedral acogió una Eucaristía de y por las familias, presidida por el obispo, Leonardo Lemos Montanet.

En el nº 2.799 de Vida Nueva.

Actualizado
03/05/2012
Compartir