Miriam Diez Bosch: “La religión es esencial para entender el mundo de hoy”

Miriam Diez Bosch, directora del Observatorio Blanquerna en Comunicación, Religión y Cultura

Directora del Observatorio Blanquerna en Comunicación, Religión y Cultura

Miriam Diez Bosch, directora del Observatorio Blanquerna en Comunicación, Religión y Cultura

F. OTERO. Foto: ZB | Miriam Diez Bosch lleva una larga y reconocida trayectoria periodística y docente en torno al hecho religioso y la comunicación. Es doctora en Ciencias Sociales por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde es profesora de periodismo religioso.

Pero su labor no se queda en los límites de la Ciudad Eterna, donde dirige y fundó www.h2onews.org, ya que enseña en la Facultad Blanquerna y coordina a los expertos en información religiosa en el recién creado portal Aleteia (www.aleteia.org).

A sus quehaceres, se suma ahora un ambicioso proyecto, la dirección del Observatorio Blanquerna en Comunicación, Religión y Cultura, con un objetivo claro: observar la religión sin lentes prefijadas, con interés por todo lo que esté relacionado con la cultura y la comunicación.

– ¿Cómo surge este proyecto?

– Nace de la combinación entre la necesidad y el deseo. Hacía falta un referente local con vocación internacional que, desde nuestra realidad, observara el hecho religioso y sus implicaciones en el mundo mediático y cultural.

– ¿Cuál es la pretensión?

– El Observatorio quiere ser, primero, un catalizador de todo el conocimiento ya existente en nuestra facultad sobre la religión y la comunicación. Queremos ser un punto de referencia para los estudiosos de comunicación, religión y cultura, no solo ofreciendo recursos bibliográficos y formación, sino aportando informes, estudios, organizando jornadas… para producir información útil e interesante. Una de nuestras prioridades es crear una base de datos religiosa y un directorio sobre periodistas especializados.

En una realidad compleja y plural

– ¿En qué contexto se enmarca y qué instituciones participan en ella?

– El Observatorio está en la Facultad de Comunicación Blanquerna, de la Fundación Blanquerna, en la Universidad Ramon Llull. Esto quiere decir que nace con un epicentro en Barcelona, con una realidad socio-religiosa compleja, plural y vital. Hay una ebullición religiosa en Cataluña que propicia nuestro trabajo. Y, sobre todo, al ser una Facultad de Comunicación con conexiones internacionales, tenemos partners en otros lugares que nos dan una perspectiva insólita y muy estimulante. Por otra parte, hemos nacido en colaboración con el portal CatalunyaReligio.cat, dirigido por el también periodista Jordi Llisterri. Esta combinación inicial, informativa y académica, marca nuestro rumbo.

– ¿En qué se centrará más: la investigación, la docencia o el periodismo?

– Nuestra idea es convertirnos en un referente en España de ámbito universitario que analice el hecho religioso desde un ángulo comunicativo, estudiando las tendencias del periodismo religioso a nivel local y global –como la concentración de medios, la apuesta multimedia…– y, sobre todo, la relación entre religión y nuevas tecnologías. El Observatorio descansa en tres pilares: el académico, el divulgativo y el social. En el académico, incentivamos la publicación de artículos, la presencia en congresos… A nivel divulgativo, estamos elaborando informes útiles e interesantes para los medios. Y a nivel social, nos interesa que lleguen los materiales a través de plataformas digitales, conferencias, jornadas… Respecto a la docencia, hemos creado un posgrado en Comunicación Institucional y Religión en la era 2.0.

– ¿Ve carencias en la formación religiosa de la sociedad?

– Sí, pero la culpa no es solo de las instituciones. No se ha dado prioridad a la comunicación, ni desde los medios, que no dedican recursos a formar a su gente, ni por parte de las organizaciones religiosas, que no han captado el vínculo entre comunicación y evangelización.
La formación en comunicación atañe a muchos públicos: desde el responsable de una editorial que quiere vender su libro hasta el periodista. Pero, sobre todo, la formación la necesita la misma institución eclesial. Ya hace tiempo que instituciones como la UPSA apuestan por ello. Cataluña, con la propuesta formativa que lanzamos, quiere sumarse a este escenario.

– Si se lanza una iniciativa así es porque hay un interés sobre el hecho religioso.

– El hecho religioso es un fenómeno esencial para leer y entender el mundo de hoy, tanto en la profundización y la observación de las religiones tradicionales, como de las nuevas formas de religiosidad emergentes. Hay un interés común muy claro, y es el de normalizar la información religiosa desde varias perspectivas. Por eso es necesario su estudio y su observación multidisciplinar, porque la universidad no puede dar la espalda al hecho religioso si este todavía forma parte consubstancial de nuestro mundo. Y mucho menos desde una facultad de Comunicación.

En el nº 2.794 de Vida Nueva.

Actualizado
23/03/2012
Compartir