La clase de Religión tiene futuro

congreso clase de Religión El futuro de la ERE

El papel de las familias será determinante

congreso clase de religión El futuro de la ERE

Mesa inaugural del Congreso, presidida por el obispo Lorca Planes

FRAN OTERO | La asignatura de Religión está de actualidad en los últimos tiempos, desde que, hace casi dos meses, comenzara el período de inscripciones para el próximo curso en el País Vasco con las consiguientes cartas pastorales de los obispos –a destacar la del titular de Bilbao, Mario Iceta–. Una actualidad que se asienta sobre la reivindicación de una asignatura que la Iglesia considera fundamental para la formación del alumno. [La clase de Religión tiene futuro, extracto]

En este sentido, la Conferencia Episcopal Española (CEE) lanzó hace poco su campaña de información y promoción de la asignatura bajo el lema Yo soy el camino, la verdad y la vida. ¡Apunta a tu hijo a la clase de Religión!, en la que recuerda que “la enseñanza de religión es una asignatura que obligatoriamente los directores de los colegios deben ofrecer a los padres en el momento en el que se formalicen las matrículas”. Precisamente, el estatus del profesor y de la propia materia serán objeto de una reunión entre la CEE y el Gobierno próximamente.

Y mientras los obispos promueven la clase e intentan resolver algunas cuestiones legales, la Religión sigue siendo elegida por millones de alumnos. Según las últimas estadísticas, publicadas por la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, el 70,2% de los alumnos eligen cursarla, o lo que es lo mismo, casi 4,7 millones de alumnos si se extrapolan los datos disponibles. En la Escuela Católica, el porcentaje es de 99,5%, mientras que en los centros de titularidad estatal y en los de iniciativa civil es de un 61,5% y un 69,6% respectivamente.

congreso clase de Religión El futuro de la ERE

Ponencia del obispo Javier Salinas en el Congreso

En este contexto, la Diócesis de Cartagena, con el patrocinio del Grupo SM y la colaboración de entidades públicas y privadas, ha organizado los pasados 15, 16 y 17 de marzo el I Congreso Internacional El Futuro de la ERE con el objetivo de “escuchar a expertos, compartir experiencias y apuntar hacia el mañana”.

El pistoletazo de salida lo dieron el titular de la diócesis, José Manuel Lorca Planes; el consejero de Educación de la Región de Murcia, Constantino Sotoca; el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara; y el delegado episcopal de Enseñanza, Juan Carlos García Domene, entre otros.

También participó en la inauguración el obispo de Segorbe-Castellón y presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, Casimiro López, quien impartiría la primera gran conferencia, que centró en la razón de ser de la asignatura, la forma de reinsertarla, así como los problemas y retos que plantea su presencia en la escuela.

“La formación religiosa hemos de verla al servicio de la educación de la persona humana (…). La enseñanza religiosa es un derecho (…). Sin materia, los alumnos estarían privados de un elemento moral para su formación”, expuso.

Además, expuso como principales dificultades el laicismo y la secularización de la sociedad, aunque superables si se cuenta con la implicación de los padres y se ofrece una clase de calidad. En definitiva, ofreció una visión esperanzadora del futuro de la ERE. Un futuro que García Domene ve “en manos de Dios”, pero, también afirma, “Dios cuenta con nosotros para hacerlo cercano y presente”.

Formación y creatividad

En declaraciones a Vida Nueva, el propio Domene, y en línea con el obispo de Segorbe-Castellón, explica que a un nivel educativo, ya no teológico, el futuro pasa por cambiar –“se puede”– la política educativa y el estatuto del profesor de Religión por la calidad, y por que las familias sean las protagonistas en la defensa de la enseñanza religiosa.

congreso clase de Religión El futuro de la ERE

El profesor Torralba durante su intervención

En este sentido, reconoce que hasta el momento, los que estaban más implicados eran los obispos, profesores… pero que es necesario que el protagonismo lo alcancen las familias.

Y aunque el futuro es “esperanzador” y está “en manos de Dios”, el delegado de Enseñanza de Cartagena reconoce que es “incierto”. El laicismo, la secularización y la legislación actual dificultan la supervivencia de la asignatura, dificultades ante las que habrá que reforzar la preparación.

Precisamente, Francesc Torralba, profesor de la Universidad Ramon Llull y consultor del Consejo Pontificio de la Cultura, ahondó en esta cuestión diciendo que, ante los retos que se le presentan a la ERE, es necesario cuidar el talento, fortalecer el carácter, potenciar el fin de la educación y aceptar que los cristianos “vamos a ser una minoría, pero debemos ser una minoría creativa”. Formación y creatividad es la receta de Torralba.

En este primer congreso, que tendrá continuidad, también participaron expertos como el director de Religión y Escuela, Carlos Esteban Garcés, la profesora de Sagrada Escritura en la Pontificia Universidad Gregoriana, Nuria Calduch, o el obispo de Tortosa y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis, Javier Salinas.

Tal y como detalla García Domene, el evento ha sido “una fiesta” y ha servido para “diginificar” a los profesores de Religión. De hecho, los docentes fueron los protagonistas y pudieron compartir sus experiencias. “La gente está haciendo cosas bellísimas”, dice. En total, asistieron unas 400 personas de diversas diócesis.

En el nº 2.794 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
23/03/2012
Compartir