Tijera para los enfermeros de la crisis

Los recortes públicos en la Ayuda Oficial al Desarrollo ponen en riesgo a las ONG

Niños de África en la escuela

Escuela en África. Foto: Entreculturas

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA | Pese a que parezca sumergido en el olvido, el 19 de diciembre de 2007, las fuerzas parlamentarias firmaron el Pacto de Estado contra la Pobreza. Este acuerdo, ratificado por todas las comunidades autónomas y ayuntamientos, suponía un compromiso por el que antes de 2012 se destinaría el 0,7% de la Renta Nacional Bruta a la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). Llegado el momento, no solo no ha aumentado la inversión en cooperación internacional, sino que se ha reducido drásticamente, hasta el punto de poner en riesgo la sostenibilidad de las propias ONG.

La crisis es la coartada que las administraciones públicas utilizan para justificar los recortes a quienes ayudan, precisamente, a los que más sufren las consecuencias de lo que no han causado.

Una de las instituciones perjudicadas es Entreculturas, ONG jesuita que promueve la educación de los más desfavorecidos en África, Asia y América Latina. El presidente de su fundación, Jorge Serrano, reconoce a Vida Nueva el impacto sufrido: “La principal pérdida se ha producido en las subvenciones autonómicas y municipales. Si en 2009 nos llegaban seis millones de euros, este año la partida se ha reducido dos”.

Jorge Serrano, presidente de Entreculturas

Jorge Serrano


“Nos mantenemos porque teníamos fondos ahorrados en previsión de tiempos duros -explica–. Pero, a nivel de personal laboral, si alguien causa baja, ya no la cubrimos. También tenemos aseguradas las subvenciones provenientes del Estado, que ascienden a cinco millones al año. Pero solo hasta 2014, fecha en que se cumple el convenio que tenemos firmado. La gran incertidumbre llegará entonces. Si también perdiéramos esos fondos, entonces sí que podríamos vernos obligados a acometer despidos”.

Las ONG ‘grandes’, como Cáritas o Manos Unidas, por su mayor infraestructura, de momento se resienten menos. Ignacio Ussía, responsable de Comunicación de la segunda (hasta hace poco, era el coordinador de Cofinanciación), explica que, en su presupuesto de 2011, “los ingresos procedentes del sector público descendieron un 14,5%”.

Un dato considerable, aunque, “dado que los fondos públicos suponen solamente un 18% de nuestros ingresos, esta merma no nos ha afectado de una manera significativa, entre otras cosas, porque se ha visto en parte compensado por un incremento de los fondos provenientes del sector privado”.

“La gran incertidumbre llegará en 2014.
Si también perdiéramos esos fondos,
entonces sí que podríamos vernos obligados
a acometer despidos”.

Jorge Serrano (Entreculturas)

El sector caería en un 50%

¿Puede llegar el colapso que haga desaparecer a las ONG con menos medios? Instituciones como Entreculturas, a expensas del temido “tijeretazo” en las ayudas estatales para 2014, puede mantener su acción solidaria porque sus fondos privados, que constituyen la mitad de su presupuesto, siguen una línea de estabilidad.

Pero, ¿y las más dependientes de lo público? Pablo Martínez Osés, coordinador de ‘Plataforma 2015 y más’, lo dice con toda claridad: “Creo que, en el plazo de un año, el sector de las ONG de cooperación internacional puede verse reducido a la mitad. Tanto en su personal laboral como en el volumen de los proyectos realizados”.

En el nº 2.790 de Vida Nueva. Tijera para los enfermeros de la crisis, íntegro para suscriptores

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
24/02/2012
Compartir