La nueva ley del aborto fijará supuestos y no plazos

Alberto Ruiz Gallardón

La reforma se realizará en sintonía con la doctrina del Tribunal Constitucional

Alberto Ruiz Gallardón

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón

F. OTERO | El Gobierno ha empezado a legislar y cumplirá la promesa electoral de modificar la Ley de Salud Sexual e Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), una ley de plazos que se aprobó durante el Gobierno socialista con la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, como valedora. Ahora, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, acaba de anunciar –lo hizo en la Comisión de Justicia del Congreso el 25 de enero– que se reformará la legislación para defender el derecho a la vida, en sintonía con la doctrina del Tribunal Constitucional (TC), que se pronunció en 1985.

Avanzó, entre otras cuestiones, que se exigirá el consentimiento paterno para aquellas menores que quieran abortar. “Se trata de la reforma legislativa parcial más importante. Que no les sorprenda que la anuncie yo, porque la trataremos en esta comisión. Nos inspiraremos en la doctrina del TC”, afirmó.

Días después de este anuncio, el propio ministro, en una entrevista en TVE, reconoció que se volverá al espíritu de 1985 y que, por tanto, lo que se hará será fijar supuestos y no plazos. De este modo, el aborto se consentirá en los siguientes casos: violación, malformación del feto o riesgo para la salud de la madre.

En la actualidad, y tras la reforma que entró en vigor en julio de 2010, se puede abortar libremente en las primeras 14 semanas de gestación y hasta la 22 en caso de anomalías en el feto o riesgo para la salud o vida de la madre. A partir de esa semana, solo se puede abortar en caso de problemas incompatibles con la vida. Además, la menores no necesitaban el consentimiento paterno, y tan solo tenían que informar a sus padres, con excepciones.

“Lo más progresista”

Muy presente en los medios para explicar la reforma, Gallardón declaró, esta vez en la Cadena Cope, que con la reforma ninguna mujer irá a la cárcel, sino que se mejorará la legislación y se dará protección al nasciturus. “Una ley estricta de plazos que diga que durante determinadas semanas el concebido carece completamente de cualquier protección es contraria a lo que se ha manifestado desde el Tribunal Constitucional”.

[Esta reforma] no solo no es un retroceso, sino un avance muy positivo –sigue–, que no va a restringir los derechos de la mujer, sino ampliar la protección del concebido”, dijo. De hecho, ya había reconocido anteriormente que esta modificación legislativa, por defender el derecho a la vida, será “lo más progresista” que ha hecho en su vida.

Algunas asociaciones, como el Foro de la Familia, se han congratulado por la iniciativa del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy.

En el nº 2.787 de Vida Nueva.

Actualizado
02/02/2012
Compartir