Julián Barrio: “Son tiempos de adversidad, no de desdicha; hay esperanza”

JOSÉ RAMÓN AMOR PAN | El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, animó el pasado viernes a las familias y, sobre todo, a las administraciones públicas a dejar atrás “la cultura del gasto y el endeudamiento sin límites”, durante una intervención organizada en la capital gallega por Nueva Economía Fórum. El prelado compostelano abogó por un cambio de forma de vida, cimentado en la limitación de la avidez, el cuidado de las cosas –y no su sustitución compulsiva– y una “moderación basada en la virtud”.

“Esta crisis, cuyas raíces son culturales y antropológicas, debe ser interpretada como los dolores de un parto, como una transición dolorosa llamada a alumbrar una nueva forma de convivencia. La crisis está generando un cambio y puede llevarnos a una transformación radical de nuestro estilo de vida. Nada está perdido si el pasado nos sirve, no como sofá, sino como trampolín con el propósito de comenzar de nuevo. Hace falta vivir esta condición sufriente con toda nuestra energía personal y comunitaria, porque el mañana reflejará nuestra esperanza de hoy (…). Son tiempos de adversidad, no de desdicha. En la adversidad se vislumbra una salida, albergando una esperanza. En la desdicha, no”.

Ante el selecto auditorio que lo escuchaba, con el presidente de la Xunta de Galicia al frente, Barrio apostó por lo que denominó una “economía del don”, una vida basada en la generosidad mutua y el diálogo. Y fue claro en criticar las férreas defensas que existen entre individuos, naciones, grupos étnicos, clases y religiones; cuando lo que demanda la situación actual es un esfuerzo conjunto, la coordinación de esfuerzos y el olvido de las diferencias partidistas.

Citando a Benedicto XVI, Julián Barrio defendió un “ensanchamiento de la razón económica que dé cabida al peso de la persona”, para así “liberarla de la jaula de la tecnocracia y el materialismo”.

En el nº 2.786 de Vida Nueva.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
27/01/2012
Compartir