Juan P. García Maestro: “La credibilidad del cristianismo en el siglo XXI depende de los laicos”

varias personas laicos

La XXIII Semana de Teología Pastoral aborda el presente y futuro del Vaticano II

varias personas laicos

FRAN OTERO | Desde mañana martes y durante tres días, 23, 24 y 25 de enero, el Instituto Superior de Pastoral –de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA)– organiza en Madrid la 23ª Semana de Teología Pastoral, bajo el título Recibir el Concilio 50 años después. Según explica a Vida Nueva el coordinador de la Semana, Juan Pablo García Maestro, su pretensión fundamental es la de “hacer un balance de los 50 años de andadura del acontecimiento más importante del siglo XX”.

Lo que se busca es, sigue el coordinador, asumir “el gran legado que nos dejó: ‘escrutar los signos de los tiempos, dialogar con el mundo, no para condenarlo, sino para escuchar los anhelos, problemas y esperanzas de los hombres y mujeres de hoy. Pero, sobre todo, buscar la unidad de los cristianos para que nuestra evangelización sea creíble’”.

García Maestro opina que, a pesar de que hay voces que piden otro concilio, “todavía no se ha puesto en práctica el Vaticano II”, y añade que “necesitaremos aún mucho tiempo para que se ponga por obra la riqueza de sus documentos”.

“Pero si no se profundizan su documentos, pienso que no podemos avanzar. Por lo tanto, el Concilio Vaticano II hay que conocerlo con profundidad para luego poder aplicarlo”, opina.

Un siglo XXI para los laicos

De este modo, el Vaticano II tiene mucho que aportar, sobre todo, ante interrogantes sobre la contribución de los laicos a la reforma interna de la Iglesia, sobre los cambios en los ministerios de la Iglesia de hoy o ante la presencia pública de los cristianos en la sociedad.

“Tengo la esperanza –continúa García Maestro– de que el tema del laicado y del papel de la mujer se tome en serio en la Iglesia del Tercer Milenio. Se ha dicho que el Concilio Vaticano I fue el del Papa; el segundo ha sido de los obispos, y nada impide que en este siglo XXI sea, finalmente, el de los laicos”.

De hecho, opina que buena parte de “la relevancia, credibilidad y capacidad evangelizadora” del cristianismo en el siglo XXI “depende de los laicos, mujeres y hombres”. “Son ellos los que están llamados a asumir un papel principal en la necesaria Nueva Evangelización, en la inevitable y cada vez más urgente transformación de las estructuras, ministerios y organizaciones eclesiales”, concluye.

En el nº 2.785 de Vida Nueva. Artículo íntegro para suscriptores

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
23/01/2012
Compartir