“Ser proisraelí debe querer decir ser propalestino”

obispo catolico en Tierra Santa

Obispos europeos y norteamericanos abogan por dos estados soberanos en Tierra Santa

obispo catolico en Tierra Santa

Uno de los obispos miembros de la Coordinadora, en una visita anterior

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA | Como cada año desde 1998, una delegación de la Coordinadora de las Conferencias Episcopales, conformada por obispos europeos y norteamericanos –entre los que figuraba el arzobispo de Urgell y copríncipe de Andorra, Joan-Enric Vives–, ha viajado a Tierra Santa. La visita, del 8 al 12 de enero, ha transcurrido por Jerusalén, Galilea, Nablús y Gaza. En su comunicado final, los prelados han vuelto a ofrecer una visión que, más allá de lo exclusivamente pastoral, muestra una apuesta comprometida en lo político y en lo social.

Así, no dudan en afirmar que “ser proisraelí debe querer decir ser también propalestino”. Esto, que entre los más extremistas de uno y otro lado puede sonar políticamente incorrecto, conlleva, según los firmantes, “estar a favor de la justicia para todos, el fruto verdadero de la cual es una paz perdurable”. Su contacto directo con la comunidad cristiana les ha permitido constatar que “la ocupación y la inseguridad, el miedo y la frustración dominan la vida de las personas en toda esta tierra”. Lo que les lleva a reclamar “un liderazgo que el pueblo necesita desesperadamente”.

Para ello, “hay que obtener urgentemente un acuerdo negociado” entre Israel y la Autoridad Palestina, que conduzca, en palabras del papa Benedicto XVI al Cuerpo Diplomático el pasado día 9 de enero, “hacia una paz duradera que garantice el derecho de los dos pueblos a vivir con seguridad en Estados soberanos y dentro de fronteras seguras e internacionalmente reconocidas”.

Los pastores se congratulan de que ese diálogo se esté dando actualmente, aunque advierten del peligro de que “se vea amenazado y minado por el extremismo y la intolerancia del otro”.

Frente a ello, hacen un llamamiento, dirigido a “los líderes políticos de ambas partes y de nuestros propios países”, para que se comprometan en la búsqueda de “la tolerancia y el liderazgo valiente, capaz de mostrar el perdón y la humildad, para promover una coexistencia pacífica”.

Motivos de esperanza

Los firmantes concluyen su comunicado poniendo énfasis en los motivos de esperanza percibidos durante su viaje: “El encuentro de las Iglesias con ocasión del Sínodo de Oriente Medio, el creciente número de peregrinos, la cooperación interreligiosa y la cordialidad que hemos experimentado en Galilea y que son un ejemplo para todos, los proyectos de construcción de viviendas por parte del Patriarcado Latino y la Custodia de Tierra Santa, los esfuerzos humanitarios de las organizaciones católicas, junto con otra serie de iniciativas prácticas, educativas y culturales para ayudar a la comunidad local, a la que apoyamos y alentamos”.

Asimismo, se felicitan por “los avances logrados en las negociaciones entre Israel y la Santa Sede”.

En el nº 2.785 de Vida Nueva.

Actualizado
20/01/2012
Compartir