Enrico dal Covolo: “África y Europa deben aprender mutuamente”

Rector de la Universidad Lateranense

Enrico dal Covolo obispo salesiano rector Pontificia Universidad Lateranense

Texto y fotos: DARÍO MENOR | La Universidad Pontificia Lateranense de Roma acaba de inaugurar su nueva área de investigación y estudios interdisciplinares para el desarrollo de la cultura africana, un centro con unas características únicas que tiene como objetivo la formación de líderes de este continente en todos los campos. El obispo salesiano Enrico dal Covolo, rector de la llamada “universidad del Papa”, considera el proyecto una respuesta a la reciente exhortación postsinodal Africae Munus.

– ¿Es este centro hijo del Sínodo sobre África de 2009?

– Sí, es así. De forma paralela, había una demanda por parte de nuestros alumnos, pues tenemos muchos estudiantes africanos. También venía esta exigencia de parte de alumnos de otras universidades romanas. Y contábamos con profesores que nos lo pedían. De esta unión ha nacido esta iniciativa, que pretende coordinar lo mejor posible algunas actividades separadas que ya se venían realizando.

– ¿Pretenden instruir a los futuros profesores y formadores africanos que enseñarán en universidades del continente?

– Sí, una de nuestras ambiciones es la formación de los formadores, pero no es la única. Queremos formar a líderes que sepan tomar decisiones de forma acertada en los negocios, la política o la comunicación; más allá del campo académico. En todos estos ámbitos intentamos formar sobre todo a laicos, para que sean capaces de insertarse en la sociedad de forma activa, fecunda y cristianamente inspirada.

– ¿Por qué la Iglesia debe promover una iniciativa así en una universidad romana y no en un ateneo en África?

– En este momento, nosotros, como universidad del Papa, pensamos, antes de nada, que tenemos una misión específica: transmitir lo mejor posible las indicaciones del Santo Padre. El verdadero superior de esta universidad no es el rector, sino el Papa. En este caso, se han manifestado de modo clarísimo en la exhortación postsinodal Africae Munus. En segundo lugar, en este momento tenemos más recursos que cualquier universidad africana.

“Queremos formar a líderes en África
que sepan tomar decisiones de forma acertada
en los negocios, la política o la comunicación;
más allá del campo académico”.

– ¿Pero tienen los católicos europeos autoridad para enseñar a los católicos africanos?

– Justo por eso pensamos que es importantísimo seguir las indicaciones del magisterio del Papa, que son extremamente iluminadoras y que se hacen cargo de este problema al que usted se refiere. Está claro que nosotros, en la Vieja Europa, estamos tentados de forma más fuerte que cualquier otro pueblo por el consumismo y una visión materialista de la vida. Esta situación no es común a África, que, en cambio, en estas cuestiones tiene una realidad mucho más positiva. El Papa señala por qué en este momento África es el continente de la esperanza. Dice que es precisamente por este apego espontáneo a la vida y a los valores auténticos, por el menor consumismo… Pienso, en resumen, que hay necesidad de aprender en los dos sentidos. Se debe crear una circulación virtuosa de iniciativas entre África y nosotros.

En el nº 2.783 de Vida Nueva. Entrevista completa para suscriptores

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
05/01/2012
Compartir