La Iglesia en Cuba celebrará el Año Jubilar Mariano de la Virgen del Cobre en 2012

Los obispos, contentos por la presencia en los festejos de Benedicto XVI

cardenal Jaime Ortega arzobispo de La Habana

El cardenal de La Habana, Jaime Ortega, en la Misa por el Bicentenario en Roma

J. L. CELADA | Los obispos de Cuba han hecho un llamamiento a todos sus compatriotas a “vivir con alegría el Año Jubilar Mariano”, que se extenderá desde el 7 de enero de 2012 al 5 de enero de 2013, invitándoles a participar en las diversas celebraciones programadas a lo largo de esos doce meses. Asimismo, en un mensaje publicado En ocasión de la celebración del IV Centenario del hallazgo y presencia de la imagen de la Virgen de la Caridad en nuestra Patria, han dado a conocer “el gozoso anuncio de la visita del Santo Padre Benedicto XVI”, que, como “Peregrino de la Caridad”, viajará a la Isla “para acompañarnos y confirmar la fe del pueblo cubano en la conmemoración de los 400 años de la presencia de la bendita imagen de la Virgen entre nosotros”.

El texto episcopal, fechado el 8 de diciembre, recoge en 26 puntos lo que significa para la historia del país la Virgen del Cobre, como “expresión del alma cubana” y “regalo de Dios para los cubanos”, a quienes “como madre protege y alivia, anima y consuela, guía y acompaña”. Una compañía que ya experimentaron sus descubridores, Juan y Rodrigo de Hoyos, y el pequeño esclavo Juan Moreno, que acogieron la imagen “con amor y la cuidaron con entrañable devoción”.

Desde el 8 de agosto de 2010, ‘la Mambisa’ (como fue llamada originariamente) ha recorrido la Isla de Oriente a Occidente, convirtiendo su paso en “una nueva primavera de la fe para Cuba” y ayudando a sentir a sus gentes que “es posible creer y convivir con esperanza”. Y así se ha hecho presente en la familia, los jóvenes, los ancianos, los enfermos, los presos… “con palabras y silencios, con cantos, gestos y ofrendas”.

Ahora, en el Año Jubilar 2012, “Dios nos invita a recordar y a reforzar lo que hemos experimentado con el paso de la imagen de la Virgen”, afirman los prelados, que ven en este tiempo “una manifestación y profundización de la fe, un reencuentro con nuestras raíces cristianas y una entusiasta y responsable acogida de las enseñanzas de Jesucristo, deseando que ellas nos dispongan para trabajar por un mejor futuro de justicia y de paz, de reconciliación y unidad entre todos”.

Conscientes de que “Cuba necesita la alegría de la fe, la fuerza del amor cristiano y la luz de la esperanza”, sus pastores invitan a aprovechar el próximo Año Jubilar como ocasión para “el reencuentro y la reconciliación entre cubanos”, y llaman a realizar varias “acciones evangelizadoras y significativas” en el transcurso del mismo coincidiendo con la Cuaresma, la Semana Santa, el Adviento, la Navidad y la propia fiesta de la Virgen de la Caridad, a cuyo santuario convocan en peregrinación jubilar.

En el nº 2.781 de Vida Nueva.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
16/12/2011
Compartir