La Nueva Evangelización y la formación, prioridades en la catequesis

jornadas de la Asociación Española de Catequetas

La Asociación Española de Catequetas celebra el 30º aniversario de su fundación

jornadas de la Asociación Española de Catequetas

JOSÉ LUIS SABORIDO CURSACH, S.J. Foto: S. CUESTA | Madrid acogió recientemente, del 5 al 7 de diciembre, las Jornadas de la Asociación Española de Catequetas (AECA), en la que se conmemoraban los 30 años de existencia de la asociación, fundada en 1981 por un grupo de catequetas ilusionados por llevar a cabo un trabajo conjunto de comunicación de estudios y experiencias en el campo de la catequesis y ofrecerlo a la Iglesia española como una permanente reflexión sobre la catequesis.

En el momento fundacional estaban presentes los hoy cardenales Antonio Cañizares, José Manuel Estepa y el actual arzobispo emérito de Zaragoza, Elías Yanes, y catequetas como Ricardo Lázaro, Vicente Vindel, María Navarro, Isabel Mariscal, Vicente Pedrosa, José Montero, Teresa Ruiz de Ceberio, Manuel Matos, S.J., etc.

Actualmente, cuenta con un centenar de socios: catequetas, profesores, delegados de catequesis, directores de revistas, etc., y mantiene estrecha relación con la Asociación Italiana de Catequetas (AICA), con el Equipo Europeo de Catequesis (EEC), así como con instituciones como el ISPC de París o Lumen Vitae de Bruselas. Su presidente es Emilio Alberich Sotomayor, sdb.

Asistieron Javier Salinas, presidente de la Subcomisión de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española (CEE), acompañado por Ángel Rubio Castro, miembro de la Subcomisión, y Elías Yanes, así como el secretario de la Subcomisión, Juan Luis Martín Barrios.

Un nuevo perfil de catequista

Las Jornadas recogieron la inquietud que se traía de años anteriores acerca de la Formación de Catequistas y sobre el tema de los Lineamenta del próximo Sínodo sobre la Nueva Evangelización y la Transmisión de la fe. Para ello, Enzo Biemmi, presidente del Equipo Europeo de Catequesis, tuvo una ponencia sobre Un nuevo perfil del catequista: identidad y formación, haciendo hincapié en una nueva formación para una nueva catequesis, en unos tiempos en los que ya no existe la sociedad de cristiandad en los que se fraguó el modelo catequético vigente hasta nuestros días.

La segunda ponencia corrió a cargo de Javier Vitoria Cormenzana, profesor emérito de Teología en la Universidad de Deusto, sobre La evangelización como reto para la Iglesia española hoy: presente y futuro, acentuando la necesidad de nuevas comunidades cristianas, testimoniales, misioneras y creativas, en las que sea posible el trabajo de ensayo-error sin miedo a las equivocaciones.

La situación que vive actualmente la Iglesia es, tal vez, la más crucial tras la época constantiniana, evitando la tentación de un cierto gnosticismo en el que Dios es un consuelo del yo ajeno al sufrimiento de Dios en la historia. No se trata de una “operación retorno” sino de una evangelización como oferta gratuita de la Buena Noticia.

Antonio Alcedo Ternero, catequeta de la diócesis de Cádiz, presentó una síntesis de los Lineamenta que, posteriormente, fueron trabajados por los asistentes en diversos grupos de trabajo sobre el concepto de Nueva Evangelización, la autoevangelización de la Iglesia, el Patio de los Gentiles, los escenarios de la Nueva Evangelización, la sed espiritual de nuestro mundo y la catequesis, el nuevo impulso misionero, los nuevos modos de ser Iglesia hoy, la pedagogía de la fe: catequesis y catecumenado, la iniciación cristiana, el primer anuncio, la emergencia educativa, y el testimonio de los educadores. Con todos estos trabajos se pretendía elaborar un comunicado a modo de propuestas para presentar al Sínodo de la Nueva Evangelización.

Las Jornadas concluyeron, aparte de la obligada asamblea de socios, con una evocación histórica de estos 30 años pasados, un precioso concierto del conocido cantautor Luis Guitarra, y un vino español.

La reflexión catequética española sigue viva, y más aún en estos momentos de gran crisis en la transmisión de la fe, en los que es vitalmente necesario hacerse cargo de la nueva situación sociorreligiosa que vivimos, para encontrar nuevos caminos para la evangelización y la iniciación cristiana sin perder todo lo bueno adquirido en tiempos pasados. A ello invita, precisamente, el próximo Sínodo sobre la Nueva Evangelización.

En el nº 2.781 de Vida Nueva.

Actualizado
15/12/2011
Compartir