Jóvenes, católicos y sobradamente preparados

La Escuela de Pastoral Juvenil de Adsis se abre a otras realidades eclesiales

escuela de pastoral juvenil de adsis noviembre 2011

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA | Los ecos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) continúan muy presentes. Hasta el punto de que varias diócesis, en la elaboración de sus planes pastorales, buscan adecuar su trabajo con la juventud según las directrices marcadas en la JMJ.

E incluso la propia Conferencia Episcopal trabaja en la preparación de un encuentro nacional de pastoral juvenil. Pero hay otras alternativas, desarrolladas desde hace muchos años a cargo de movimientos seglares o congregaciones religiosas. Una de las principales es la Escuela de Pastoral con Jóvenes, que acaba de cumplir su décima edición.

Fue en el Campus La Salle, en Madrid, los días 19 y 20 de noviembre, cuando hasta 190 animadores de toda España dieron un paso que supuso un antes y un después en la Escuela. Y es que esta, nacida como un proyecto de Adsis, por la propia iniciativa de este movimiento laical, ahora es una red de trabajo en la que están presentes otras realidades eclesiales como los marianistas, los escolapios, La Salle, la Congregación Romana de Santo Domingo o ACIT Joven, ligada a la Institución Teresiana.

escuela de pastoral juvenil de adsis noviembre 2011

Pedro J. Gómez y Álvaro Chordi durante las jornadas

Como explica a Vida Nueva el coordinador de la Escuela, Álvaro Chordi, “las nueve anteriores ediciones, desde Adsis, planteábamos el tema a tratar e invitábamos a personas de otras instituciones para que ampliaran nuestra perspectiva. Cada vez hemos ido abriendo más la Escuela. Hasta que este año, definitivamente, hemos apostado por formar una red, a su vez, con las redes locales en las que colaboramos. Es decir, que si trabajamos con los marianistas de una ciudad o con La Salle en otra, la Escuela ofrece un punto de encuentro común para todas las realidades sin distinción de ámbitos particulares. Así es como nace una red de redes en la que cada edición queremos que se incorporen más grupos”.

Algo en lo que ha tenido mucho que ver el Fórum de Pastoral con Jóvenes (FPJ), celebrado hace tres años. Convocadas por los escolapios, más de 2.000 personas se reunieron en Madrid. De ello, “nos ha quedado un estilo parecido y la conciencia de la necesidad de que tenemos de unirnos en redes”, concluye Chordi.

La seña de identidad de las jornadas fue el ambiente familiar y de profunda fe que se mantuvo todo el fin de semana, donde hubo espacio para lo formativo –desde conferencias hasta talleres por grupos– y para la celebración, con dinámicas y una eucaristía en la que abundaron los gestos de comunión y fraternidad.

Crear ambientes creyentes

Como explicaba el lema del encuentro, el objetivo era Crear ambientes creyentes con jóvenes. De ahí que lo primero que haya que hacer es tener conciencia real del ambiente en el que los cristianos viven hoy, en España y en todo el entorno occidental. “Solo podemos vivir y crecer como creyentes dentro de un clima social. Este ha cambiado radicalmente en pocos años y ha traído unas condiciones diferentes para que los jóvenes accedan y personalicen su fe”, afirmó en su charla Pedro José Gómez Serrano, del Instituto Superior de Pastoral.

Así, el reto realista no es lanzarse a las masas, sino generar “oasis relacionales llenos de vida creyente. Estos ambientes, lejos de encarnarse como ghetto, han de aceptar vivir como minoría –débil y frágil, pero con capacidad transformadora, como la sal y la levadura– inmersos en la cultura actual, siendo fermento y contraste contracultural desde el Evangelio”, explicó Gómez Serrano. Quien advirtió: “Una de las tentaciones que podemos vivir en la Iglesia es la de realizar una pastoral de invernadero que puede dar buenos resultados a corto plazo, pero que no prepara para la relación con la sociedad contemporánea”.

En el nº 2.779 de Vida Nueva. Reportaje íntegro para suscriptores

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
02/12/2011
Compartir