Bárbara Bucker

Teóloga feminista

Ampliamente reconocida en el mundo de la teología latinoamericana por su aporte a la teología feminista y a la espiritualidad, Bárbara Bucker compagina su pasión por la investigación y la academia, con su servicio a la Iglesia y a la Vida Religiosa, a través de cursos, conferencias y retiros que la llevan a ausentarse en múltiples momentos del año de las aulas de la Pontificia Universidad Católica de Rio de Janeiro, donde enseña desde hace más de 20 años.

Bárbara nació en Rio de Janeiro (Brasil) y creció en Niteroi, a pocos kilómetros de Rio. Conserva el recuerdo de una infancia sana, marcados por el contacto con la naturaleza y los juegos creativos que suplieron la ausencia de juguetes. Atribuye su formación en valores a la presencia constante de su madre y al trabajo abnegado de su padre, antiguo funcionario de Petrobrás. “Haber visto el ejemplo de lucha por vivir honradamente y del trabajo de mi familia, marcó mis primeros años”, recuerda con satisfacción.
A los 18 años ingresó a la Congregación de las Hermanas Mercedarias de la Caridad. ¿De dónde surge su vocación? “En el origen de mi vocación hay una imagen de unas religiosas felices que me animaron a ser como ellas. Después fui aprendiendo que la felicidad y la fidelidad son dos palabras claves que cuando van juntas me confirman en el camino elegido”. Fue maestra de novicias y de junioras de una generación que ahora hace parte del gobierno de su Provincia. Luego, con sus estudios en teología, redimensionó su servicio a la Vida Religiosa en términos de universalidad.
Después de algunos años de estudiante en Roma, cuando regresó a su país encontró en la docencia una fuente inagotable de satisfacciones, que experimenta hasta el día de hoy con sus estudiantes de Ética Cristiana. Recibió su doctorado en 1992 y en 1995 la editorial Vozes publicó su tesis doctoral: “O feminino da Igreja e o conflito” (Lo femenino de la Iglesia y el conflicto). En el plano académico, Bárbara confiesa que el principal eje de su trabajo ha sido ofrecer una perspectiva de la teología feminista que, a su modo de entender, estaba ausente: “Se trata no sólo de que las mujeres participen en la producción teológica, sino que la mujer sea estudiada también desde la perspectiva de Dios que se revela en lo femenino”. También agrega: “Para mí, la persona de María y la eclesiología de la Esposa de Cristo es el mejor camino para entender la Iglesia y superar muchos problemas actuales”.
Muy pronto fue invitada a dar cursos y conferencias a nivel nacional e internacional. En el ITEPAL orientó por varios años un curso sobre “la mujer en la Iglesia” y otro de “eclesiología”. En muchas oportunidades ha participado en encuentros teológicos y de Vida Religiosa en Roma y con las Conferencias de Religiosas/os de Brasil, Colombia, Perú y Ecuador. También ha orientado cursos en el Instituto de Pastoral para Hispanos de Miami.
Hasta el día de hoy hace parte del Equipo de Teólogas/os de la Conferencia de Religiosos de Brasil. De su paso por el Equipo de Teólogas/os de la CLAR recuerda: “Fue un tiempo de experiencias muy ricas, de grandes oportunidades de servir, de pensar juntos y de reafirmarnos en el valor de la Vida Religiosa para la Iglesia latinoamericana”.
Su producción teológica ha sido ampliamente difundida en libros y artículos de gran impacto. Con todo, Bárbara sueña con una Iglesia y una Vida Religiosa que sea capaz de afirmar su amor incondicional por Jesucristo, “despertando” a ese Jesús que parece dormido en una frágil embarcación, en tiempos de fuerte tormenta. Por eso asevera: “me entusiasma animar vocaciones para tiempos de tormentas”. VNC

Actualizado
05/11/2011
Compartir