‘Mientras dormías’: secretos de portería

J. L. CELADA | Le hemos visto dando vida a un parado (Los lunes al sol), un maltratador (Te doy mis ojos), un convicto (Celda 211) y hasta un productor de cine (También la lluvia), personajes a los que Luis Tosar inyectaba una carga dramática a la altura de las historias que había detrás y de su calidad como intérprete. A esta nómina, el actor gallego acaba de incorporar otro individuo de marcada personalidad, de esos por los que volverá a ser recordado y, seguramente, premiado: un portero de retorcidas costumbres y oscuras intenciones.

César –que así se llama el siniestro tipo en cuestión– es el protagonista de la última pesadilla de Jaume Balagueró, la que de algún modo supone el regreso del realizador catalán a la narrativa más propia del thriller, tras probar suerte con el falso documental de corte televisivo en las dos entregas de [Rec]. Sin embargo, uno de nuestros abanderados del cine de terror tampoco recurre aquí a elementos habituales del género presentes en sus anteriores producciones.

Los fenómenos paranormales y los edificios abandonados de Los sin nombre, Darkness o Frágiles han dejado paso a un hombre de apariencia normal al servicio de una comunidad de vecinos que puede resultar incluso aburrida. Nada más lejos de la realidad. Bajo ese monótono ritual de ascensores que suben y bajan y puertas que se cierran, acecha el peligro de lo inesperado, la aterradora sombra de un fantasma de carne y hueso agazapado tras el saludo matinal y su educada sonrisa.

Y todo ello se cuece Mientras duermes –como reza acertadamente el título–, al amparo de una portería testigo y cómplice de terribles secretos. Su inquilino deja cada noche huella de una presencia sigilosa y perturbadora, que no precisa del sobresalto para crear suspense y meter el miedo en el cuerpo (del espectador y del propietario más confiado). Un temor que no nace de la violencia explícita (bien podrían haberse ahorrado algún litro de sangre), sino de la amenaza silenciosa y cercana de una mente perversa.

Incapacitado para ser feliz, su único móvil vital es disfrutar con la infelicidad de quienes le rodean. Un argumento que, aun siendo un tanto forzado, funciona con extraordinaria precisión gracias en buena medida a la discreción y elegancia con que Balagueró sitúa y mueve su cámara mientras sigue al imprevisible guardián de la escalera. El resto –qué duda cabe– es mérito de dos rostros: el de la angelical Marta Etura y, sobre todo, el de un inquietante Luis Tosar, un monstruo en bata que vuelve a entrecortarnos el aliento con su fría mirada y la sospechosa corrección de sus modales.

Sobrados avales para que esta película cuente con el merecido crédito de un público que, no obstante, se sigue preguntando cuándo verá al sobresaliente Tosar desenvolviéndose en otros registros. ¿Se atreverá alguien a ofrecerle, por fin, una comedia?

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL: Mientras duermes.

DIRECCIÓN: Jaume Balagueró.

GUIÓN: Alberto Marini, sobre su novela homónima.

FOTOGRAFÍA: Pablo Rosso.

MÚSICA: Lucas Vidal.

PRODUCCIÓN: Julio Fernández.

INTÉRPRETES: Luis Tosar, Marta Etura, Alberto San Juan, Iris Almeida, Petra Martínez, Carlos Lasarte, Pep Tosar, Margarita Roset, Oriol Genis, Amparo Fernández, Roger Morilla.

En el nº 2.774 de Vida Nueva.

Actualizado
28/10/2011
Compartir