Los jóvenes, enviados a revitalizar a la Iglesia en Galicia

JOSÉ RAMÓN AMOR PAN. Foto: M. CASTAÑO | Bajo el lema De Madrid 2011 a Río de Janeiro 2013, las delegaciones de Pastoral Juvenil de las cinco diócesis gallegas celebraron conjuntamente el día 22 la apertura del nuevo curso pastoral. Son cada vez más los actos interdiocesanos que se están organizando en Galicia, conscientes los prelados gallegos de la apremiante necesidad de sumar esfuerzos en esta hora de la Nueva Evangelización.

La jornada, a la que asistieron 300 personas, se celebró en La Coruña. Comenzó con un saludo y una oración de Manuel Sánchez Monge, obispo de Mondoñedo-Ferrol, a la que siguió una conferencia en la que el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, reflexionó sobre las claves eclesiológicas de la JMJ. Los trabajos de la mañana concluyeron con una mesa redonda en la que representantes de los salesianos, las franciscanas, los scout, el Opus Dei y la Acción Católica expusieron sus experiencias del trabajo con jóvenes.

Por la tarde, turno para los testimonios de quienes habían asistido a la JMJ. Se destacó el gran acierto de los días previos en las diócesis, el clima de alegría y cercanía que imperó en Madrid aquellas jornadas, así como el impresionante silencio y recogimiento que se consiguió en las celebraciones litúrgicas. “Sin duda es una experiencia que te marca y te lanza a volver con otra mirada a la realidad desde la que fuiste allí, con mucha más ilusión y ganas de seguir trabajando”, declaró a Vida Nueva Alfonso Rodríguez, uno de los coordinadores de esta jornada.

Los actos finalizaron con una Eucaristía presidida por Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela, quien, en su homilía, manifestó que, “con humildad, al igual que el Señor envió a los Apóstoles, también yo me siento llamado a enviaros hoy a vosotros, queridos jóvenes, a revitalizar la Iglesia que peregrina en Galicia”.

En el nº 2.774 de Vida Nueva.

Actualizado
27/10/2011
Compartir