Pastoral universitaria no quiere marginarse de realidad coyuntural

Departamento de Educación del episcopado siembra la preocupación por eventual reforma a la educación superior

La reforma universitaria fue el eje principal sobre el cual giró la jornada del IX encuentro de Pastoral Universitaria promovido y realizado por el Departamento de Educación de la Conferencia Episcopal en Bogotá (28 – 30 de septiembre). Para muchos de sus asistentes, -entre quienes se contaron delegados y representantes de al menos 48 instituciones públicas y privadas de educación superior-, resultó novedoso y coyuntural. En parte por lo álgido y controversial en las instancias por las que el mismo tema ha trascendido y que ha generado manifestaciones en diversas ciudades del país.

El enfoque que se le dio a la temática se orientó en esta versión hacia un público más especializado.
La forma y presencia de la pastoral en las universidades colombianas, como una expresión que no es ajena a ningún cambio, fue la inquietud principal que se quiso dejar desde la dirección de contenido del propio encuentro, que estuvo a cargo del franciscano Héctor Lugo, director del Departamento de Educación de la CEC.
En el marco de estos encuentros, se habían abordado muchos temas con relación a la vida universitaria, no solo los inherentes a la pastoral misma, sino a los distintos problemas que la universidad propone, ejemplo de ello han sido los encuentros sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la universidad, sobre las creencias e increencias en el tema religioso, el sentido de la evangelización en la universidad y otros aspectos. No obstante, como lo explicaron los organizadores de esta versión “quisimos tomar éste en particular, que no es un tema que afecte directamente a la pastoral universitaria, pero creemos que la pastoral no puede estar al margen o indiferente a la reforma que se viene sobre la educación superior en Colombia, de manera que nos pareció muy útil y necesario que los delegados diocesanos, que los capellanes y agentes de pastoral estuvieran al tanto de lo que está pasando y lo que va a pasar”.
Parte del objetivo general del encuentro ha sido que los capellanes y responsables de la pastoral en las universidades tengan elementos de discusión y puedan a su vez hacer nuevos foros desde su división y en el seno de la propia universidad en la que trabajan. “Que la pastoral suscite un diálogo sobre la reforma, que no necesariamente se quede en lo meramente sacramental, en lo espiritual y lo litúrgico, sino que también propongan foros”, destacó el sacerdote Lugo. “Es que la pastoral universitaria no puede seguir siendo una voz oculta, en la universidad donde no tiene presencia, donde no tiene una acción en la que pueda crear y producir conocimiento, una voz diferente, una voz crítica”.
La preocupación en últimas y que motivó en buena parte la elección de un tema aparentemente disímil para muchos con respecto a una pastoral, confirmó para otros que la voz profética ha de estar en todos los escenarios y circunstancias y que la pastoral universitaria trascienda más allá de un rincón destinado exclusivamente para lo litúrgico.
“Hemos tenido desafortunadamente una visión un poco corta en la universidad de que nuestra presencia como Iglesia en la universidad se rige solamente a dos o tres actividades de tipo espiritual y no hemos sido capaces de tener un papel académico, entonces pedimos un rinconcito, un lugarcito para una capilla, pero nosotros realmente ¿qué proponemos?”, concluye reflexionando el director del Departamento de Educación de la CEC.
Las conclusiones del evento se sintetizan en un documento que servirá tanto de memoria como de nuevo referente de orientación para quienes trabajan desde este espacio en las instituciones de educación superior del país. VNC
TEXTO: VNC
FOTO: OCE TOLIMA

Actualizado
19/10/2011
Compartir