“La libertad no es posible sin solidaridad”, dice el Papa en el discurso de bienvenida ante el presidente Wulff

Benedicto XVI dice que ha venido a encontrase con la gente y “hablarles de Dios; no a una visita política o económica legitima”

JUAN RUBIO, enviado especial a BERLÍN | La importancia de la religión en la vida de los pueblos; la progresiva indiferencia que considera la verdad como un obstáculo; la necesidad de una base vinculante para la convivencia, han sido temas abordados por el Papa en su discurso ante el presidente Wulff, en el palacio de Bellevieu, residencia oficial del mandatario alemán.

El Papa ha dicho que “La religión es una cuestión fundamental para una religión bien lograda”, indicado citando al obispo y reformador Wilheim. Ha seguido en el mismo tono en este discurso primero en el que ha destacado que “la libertad necesita de una referencia a una instancia superior. Es la verdadera y autentica garantía de nuestra libertad”. Ha hecho alusión a la solidaridad, consecuencia de la libertad: “Solo puedo realizarme como persona libre, cuando uso bien mis fuerzas para el bien de los demás. Esto no solo  vale para lo privado, sino también lo publico.”

Un discurso breve, pero intenso realizado tras agradecer la invitación del presidente

En sus ultimas palabras, citando la Caritas in veritate, ha dicho que este mundo necesita “una profunda renovación cultural y un redescubrimiento de valores de fondo sobre los cuales construir un futuro mejor”.

CRÓNICAS DEL ENVIADO ESPECIAL

ESPECIAL VISITA DEL PAPA A ALEMANIA

Actualizado
22/09/2011
Compartir