Modernidad y fe a pie de playa

Esta parroquia de Chiclana aúna arquitectura moderna y fe

JUAN CARLOS RODRÍGUEZ | A Juan XXIII le gustaba hablar de la parroquia como la fuente que todo pueblo tenía en su plaza, a donde los vecinos iban a saciar su sed y a encontrarse. Una parroquia debía de ser ese lugar en el que beber de Dios y en el que sentirse comunidad.

El padre José María Bravo, arcipreste de Chiclana, acude a la cita del “Papa campesino” para definir la esencia de su parroquia, Nuestra Señora de Europa, en uno de los principales núcleos turísticos de Cádiz, la urbanización Novo Sancti Petri en la playa de La Barrosa (Chiclana).

Una parroquia joven (acaba de cumplir cinco años) pero que se ha convertido en los dos que lleva inaugurado su templo –hasta entonces se sirvió de una simple carpa– en todo un símbolo de la confluencia de arquitectura moderna y fe, serena espiritualidad y puertas siempre abiertas, espacio internacional y afluencia masiva, sobre todo en verano.

El arquitecto es Antonio Fernández Sáez: “Se ha querido fusionar ayer y hoy, tradición y modernidad, en un espacio donde, 21 siglos después, seguimos celebrando y rememorando a Jesucristo

Un lugar acogedor

Eso es lo que ha conseguido también Fernández Sáez, con la contribución del propio José María Bravo, al concebir una planta de estilo basilical con presencia de ábside tras el altar.  “Destacan las líneas de sobriedad donde el espacio y la luz juegan un papel protagonista a la hora de conseguir un lugar ideal para la meditación y la reflexión.

Ese altar, construido de una sola pieza de piedra ostionera, típica de la Bahía de Cádiz, es un símbolo de Jesucristo y también de la parroquia chiclanera.

La iglesia consta de un sagrario, un coro, dos capillas, una interior y otra exterior, que están comunicadas por puertas correderas que amplían su capacidad de 700 a 1.200 feligreses. Por otro lado, la parroquia también cuenta con diferentes salas parroquiales, despachos, archivos, columbario y varios salones multiusos (catequesis, sala de estudio o reuniones de las comunidades de propietarios).

Ladrillo y madera

Siempre con el ladrillo y la madera como principal presencia: “Esos materiales son inherentes a la arquitectura andaluza. El ladrillo fue el material básico en las construcciones romanas, paleocristianas y bizantinas; fuentes de las que bebió el arte islámico para generar en Andalucía un estilo propio: el mudéjar; materiales a los que volvió los ojos el modernismo sevillano. Con el aluminio lacado de las puertas se ha querido aportar el único toque colorista”.

En esta capilla está presente la única talla de la iglesia: una reproducción de la Virgen de Europa, obra de Martín Lagares a partir de un lienzo de Carlo Crivelli, pintor renacentista italiano. 

Chiclana es una gran ciudad de veraneo y, proporcionalmente, en su costa había una amplia demanda de una parroquia que los fieles han ayudado a costear. “Yo no diría que hemos tenido éxito –afirma Bravo–, aunque mucha gente lo diga. Digo, simple y llanamente, que está respondiendo a lo que aquí se necesitaba”.

Y se ve: misas repletas –especialmente los domingos, y no solo de agosto, incluida la “missa internationalis” en alemán, inglés y latín, ya un emblema de la parroquia– y satisfacción entre la feligresía, básicamente turística.

En el número 2.767 de Vida Nueva. Artículo íntegro para suscriptores

Actualizado
08/09/2011
Compartir