La Santa Sede niega que obstaculizara las investigaciones de abusos

Irlanda había pedido explicaciones en julio al Vaticano por el Informe Cloyne

F.N.C. | Con determinación, pero con humildad. Así ha respondido la Santa Sede a las duras acusaciones vertidas en julio por el Gobierno de Irlanda tras la publicación de llamado Informe Cloyne, en el que se detallan denuncias de abusos sexuales a niños y jóvenes por autoridades eclesiásticas de esa diócesis.

Así, en el texto de respuesta de la Santa Sede, entregado el 3 de septiembre al Gobierno irlandés a través de su representación diplomática en Roma, y que va dirigido a Eamon Gilmore, vice primer ministro de Irlanda y ministro de Exteriores y Comercio, quien había cursado la petición de explicaciones a través de la Nunciatura en su país, se rechazan “las acusaciones infundadas” vertidas en dicho informe, a la vez que se “acogen con espíritu de humildad todas las observaciones y sugerencias objetivas y útiles para combatir con determinación el espantoso delito del abuso sexual de menores”.

“La Santa Sede –sigue la respuesta– está muy preocupada por los hallazgos de la Comisión [de Investigación sobre la diócesis de Cloyne] respecto a las graves carencias en el gobierno eclesial de la diócesis y el trato inadecuado de las acusaciones de abuso”.

La polémica carta

El documento se centra en responder a las acusaciones, que “parecen fundarse principalmente en la relación y la valoración que el Informe Cloyne ha dado respecto a la carta dirigida a los obispos irlandeses el 31 de enero de 1997 por el entonces Nuncio Apostólico, el arzobispo Luciano Storero, relativa a la respuesta de la Congregación para el Clero al documento Child Sexual Abuse: Framework for a Church Response.

La Comisión de Investigación afirma que la mencionada respuesta proporcionó apoyo a quienes disentían de la línea oficial de la Iglesia y fue de poca ayuda especialmente respecto a la denuncia ante las autoridades civiles”. En dicha carta, el nuncio, ya fallecido, ofrecía indicaciones a los obispos sobre cómo afrontar los casos de abusos. Entre ellas, se afirmaba que la obligación de informar a las autoridades civiles planteaba “serias dudas morales y canónicas”.

Y, en este sentido, la respuesta de la Santa Sede afirma: “La Congregación para el Clero expresó reservas acerca de la obligación de denuncia, pero no prohibió a los obispos irlandeses denunciar a las autoridades civiles las acusaciones de abuso sexual de menores, ni animó a los obispos a que no observaran la ley irlandesa”.

La Santa Sede, que “comprende y comparte los profundos sentimientos de enfado y frustración antes las conclusiones del Informe Cloyne”, “desea dejar bien claro que de ningún modo ha obstaculizado o intentado interferir en ninguna investigación”.

En el Informe Cloyne se demuestra que el obispo de esa diócesis, John Magee (uno de los secretarios de Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II), había encubierto al menos una decena de casos de abusos cometidos por eclesiásticos bajo su jurisdicción.

En el número 2.767 de Vida Nueva (artículo íntegro para suscriptores).

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
08/09/2011
Compartir