Pilar Conesa: “Queremos iluminar, no calentar el ambiente”

Creadora de ‘Catholic Voices’ en España

JOSÉ RAMÓN NAVARRO PAREJA | Pilar Conesa pensó en crear Catholic Voices en España tras ver una entrevista al que había sido promotor de la iniciativa en Gran Bretaña, Jack Valero, un ingeniero español que vive desde los diecisiete años en Inglaterra. Aunque no tenía una especial relación con los medios de comunicación, esta profesora de Organización de Empresa en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) entendió que aquella podía ser una buena propuesta para empezar a cambiar la imagen de la Iglesia en nuestro país.

“En los últimos tiempos, muchos cristianos nos sentimos desesperanzados, a veces, incluso atacados. La gente con la que hablo tiene ganas de hacer algo, pero no sabe qué”, comenta. Al ver la entrevista, entendió que esta debía de ser su contribución.

Catholic Voices surgió en Gran Bretaña en 2010 con motivo de la visita de Benedicto XVI. Ante una opinión pública hostil, un grupo de laicos decidió formarse para participar en debates de televisión y radio y, aplicando técnicas de comunicación de crisis, defender la posición de la Iglesia ante ciertos temas controvertidos. Tuvieron más de cien intervenciones y, según algunos analistas, fueron una de las claves que contribuyó al éxito de la visita papal.

“Los obispos no son contrarios a esta iniciativa”

Conesa contactó con Valero, quien respaldó el desarrollo de la iniciativa en España. Después, junto con su marido, Ignacio Gil, también docente en la UPV, y Javier Jiménez, profesor en la Universidad de Valencia, crearon una asociación civil y convocaron el primer casting. “Queremos ser reconocidos como comunicadores católicos, pero no somos los portavoces institucionales”, señala. “Cada uno de los speakers actúa a título personal; si se equivoca, el problema es suyo, aunque si acierta, el beneficio es para toda la Iglesia”, puntualiza Ignacio.

Aunque no tienen el apoyo directo del episcopado, “los obispos son conocedores de la iniciativa y no son contrarios a ella”. En su web, Catholic Voices remarcan que “no pretenden ser portavoz oficial de la Iglesia ni de los obispos y solo aspiran a su bendición y a colaborar con todos ellos en una relación cordial”. “Tenemos total autonomía”, reconoce Conesa.

En el nº 2.762 de Vida Nueva (entrevista completa para suscriptores).

Actualizado
15/07/2011
Compartir