El Congreso peruano premia al arzobispo Barreto

Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo, Perú, recibe Medalla de Honor del Congreso

La Medalla de Honor reconoce su labor en defensa de la vida y el medio ambiente

El arzobispo Pedro Barreto mientras recibe la Medalla de Honor del Congreso

RAFAEL QUINTANILLA. LIMA | El pasado 23 de junio, el Congreso de la República del Perú entregó al arzobispo de Huancayo, Pedro Barreto Jimeno, la Medalla de Honor en grado de Caballero por su labor pastoral en defensa de la vida, la salud y el cuidado del medio ambiente en la sierra central peruana.

En presencia del presidente de este organismo, César Zumaeta Flores, el prelado agradeció la condecoración y quiso compartirla con sus “hermanos y hermanas del campo y la ciudad de nuestra región de Junín, con los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos comprometidos del Arzobispado de Huancayo”.

“Todos hemos asumido como Iglesia –recordó el homenajeado– las orientaciones del Evangelio de Jesucristo, promoviendo, de manera irrenunciable, la defensa de la vida desde su concepción hasta su término natural, la salud y el trabajo digno de los pobladores”.

Esta distinción supone un reconocimiento al trabajo que viene impulsando durante  los últimos años el también presidente de la Comisión de Acción Social del Episcopado peruano, defendiendo la atención médica inmediata a más de un centenar de niños con plomo en sangre que viven en La Oroya-Junín.

Por esta y otras acciones, Barreto fue agredido en noviembre del pasado año por simpatizantes de la minera Doe Run, principal responsable de la contaminación medioambiental. El ataque fue desaprobado por la Iglesia y el Gobierno peruanos, y por la Sociedad Nacional de Minería (SNM), que pidió disculpas por lo ocurrido, de tal modo que este hecho significó un mayor respaldo a la misión del pastor.

Moción parlamentaria

Ese apoyo se tradujo en una moción parlamentaria que describe así su protagonismo en el conflicto: “En 2004, monseñor Pedro Barreto recibió la denuncia de los pobladores de La Oroya por la contaminación ambiental (…), en septiembre de 2004, pide a la Universidad de San Luis de Missouri (EE.UU.) la realización del diagnóstico de la salud de La Oroya. En diciembre de ese mismo año, da a conocer la propuesta de solución integral y sostenible al problema de salud ambiental y laboral en La Oroya y en la cuenca del río Mantaro, mediante el diálogo y la participación del Estado, las empresas y la sociedad civil”.

Cabe señalar que este jesuita limeño de 67 años es el actual presidente del Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM.

En el nº 2.760 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
30/06/2011
Compartir