Evangelizar la universidad, asignatura pendiente

(José Moreno Losada – Consiliario de la Juventud Estudiante Católica-JEC) Desgraciadamente, la presencia de los cristianos en la universidad pasa prácticamente desapercibida. La experiencia de fe de tantos jóvenes es ignorada por quienes les rodean en el mundo del estudio y la investigación. Sin embargo, su testimonio es vital para ser portadores de sentido en medio de la sociedad. Pero, antes, los estudiantes tienen que aprender a hacer del estudio un lugar para la experiencia de la propia fe, un camino para el crecimiento personal y un servicio para los demás.

En estas páginas, ofrecemos una fórmula para aprender a conseguirlo: la que desarrolla desde hace años la Juventud Estudiante Católica, un itinerario lleno de preguntas que nos ofrecerá las claves evangélicas necesarias para ser, también, luz en medio de la universidad.

Al reflexionar sobre el sentido del estudio descubrimos que es ahora, ya en la universidad, donde algunos damos los primeros pasos para la conexión estudio-evangelio. Hasta la universidad no hemos descubierto el estudio como dimensión evangelizadora, es decir, no habíamos descubierto muestro estudio desde la fe.

Nuestro estudio no había sido un lugar para la experiencia de la fe, es más, decíamos que no nos dejaba tiempo para las cosas de la fe. Por un lado iba nuestro proceso de fe y la experiencia de Dios y, por otro lado, nuestro estudio, en el que, hasta ahora, hemos gastado más vida, interés y esfuerzo.

También se detecta que es muy débil la presencia activa de los cristianos en la universidad. Nos cuesta salir del anonimato, es una asignatura pendiente. Sin embargo, cuando
empezamos a dar pequeños pasos, nos sentimos más personas y más cristianos.

Según nuestros compañeros, ¿qué tiene que ver tu religión o ideología con tu estudio? Ahí van algunos testimonios reales desde la Juventud Estudiante Católica:

  • Alumna de Educación: “En la forma en que yo la estoy viviendo, sí tienen que ver las dos cosas, desde el punto de vista de la amistad, colaboración, empatía constante con los demás. En tan sólo dos años, el cambio experimentado en mí ha sido muy importante en lo que concierne a los valores, a las diferencias sociales, al descubrimiento de un Jesucristo totalmente desconocido para mí. Gracias a una asignatura de Educación para el desarrollo y a la asignatura de Cristología me he sensibilizado mucho con los problemas de los demás y he conseguido entender un poco mejor la vida. He sentido deseos de servir de ayuda a quienes lo necesitan, sin juzgar antes el motivo de su situación. Soy un poquito más solidaria”.
  • Alumno de Ingeniería Industrial: “En tu forma de ver la vida, la causa de tu forma de trabajar y relacionarte”.
  • Alumno de Medicina: “Mi ideología es de sensibilidad social. Intento hacer que afecte, sobre todo pensando en los pobres. Me duele que haya enfermedades que no se investigan porque no hay remuneración. Todo esto necesita un proceso. Mi estudio está determinado por ‘estudiar con’ en vez de ‘ayudar a’”.

Es en este período en donde tenemos que hacernos algunas preguntas: ¿ves conexión entre tu fe y la universidad o las separas? ¿Cómo vives esta conexión estudio-evangelio? ¿Cómo lo expresas? ¿Lo sientes a tu alrededor como universitario? ¿Te has planteado lo que Dios quiere de tu estudio? ¿En qué sirve tu fe al estudio? ¿Y tu estudio a tu fe? ¿Qué pasos has ido dando en la JEC que te han ayudado a esta conexión?

Del estudio como inversión al estudio como desarrollo

Cuando una persona invierte, lo hace para obtener unos beneficios. Así es entendido en el ámbito de la economía, de donde se extrae este concepto.

Trasladándolo al mundo de la educación, encontramos que todos los agentes educativos utilizan la regla de la inversión: “Yo estudio para que el día de mañana”; “yo enseño para que a fin
de mes…”. Y es normal y necesario que los estudiantes seamos conscientes de que estudiamos nosotros, y para nosotros. Nosotros somos los sujetos de la inversión.

Ocurre que a la hora de entender esta inversión se puede dar una visión reductora de lo humano si no se tiene en cuenta una visión solidaria y global. Se trataría, en este caso, de
una inversión pragmática, centrada, por ejemplo, en una especialización con fines meramente laborales. Sería una inversión en la que los beneficios que supone estudiar fuesen los mayores posibles, y los costes, lo que se arriesga, fuesen los mínimos, y cuyo beneficio revertiesen en una sola persona.

De lo que se trata, al fin y al cabo, es de si hemos de educarnos solamente para trabajar o educarnos para ser persona.

Frente a este estudio como inversión, hay otra manera de entender la inversión que nos lleva a estudiar en la universidad para adquirir una formación que no se limita a unos contenidos que nos harían no tener que volver a estudiar nunca más, sino que hemos de añadir dos componentes esenciales.

Es necesario en nuestra formación conjugar los contenidos teóricos con un conocimiento de la realidad de nuestro entorno. Sólo así seremos agentes de transformación. Si no conocemos nuestra realidad, no podremos hacernos cargo de ella.

Este modo de invertir en el estudio es lo que entendemos por un estudio como desarrollo de la persona, en el que la formación integral de la persona se ponga en primer plano y los otros nos lleguen a doler. Para que esto sea posible, hace falta que nos dejemos interpelar por el entorno.

El estudio según el Reino

Desde la JEC, como creyentes, entendemos que el mensaje de Jesús puede ser inspirador de una nueva concepción del estudio, en una clave realmente nueva y subversiva, que es la del “amaos unos a los otros como yo os he amado” (Jn 13, 34; 15, 12), y de una manera especial a los más pobres y pequeños.

Esta perspectiva reorientará nuestro estudio hacia una humanidad nueva, donde todos somos iguales, donde los protagonistas de la historia son los tirados en la cuneta, los caídos, los débiles.

Vamos a ver qué claves evangélicas podemos sacar para ver cómo hacer un estudio que corresponda al Reino. La primero es tener claro que estamos llamados a ser luz en medio de la universidad y la sociedad.

Pliego íntegro, publicado en el nº 2.739 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
28/01/2011
Compartir