“Dios no se olvida de Haití”

La Iglesia se ve obligada a suplir las obligaciones del Estado

(Fran Otero. Fotos: Cáritas) Sostiene el padre Serge B. Chádic, director de Cáritas Haití, que Dios no se ha olvidado de su país. Lo dice con la certeza de que es algo que no necesita explicación, y pone un ejemplo: “Como una madre no puede olvidar a su hijo, Dios no se olvida de Haití”. Basta poner sobre la mesa la labor de Cáritas Española, que, junto a las de otros países y del propio Haití, no han dejado sola a una población golpeada por un terremoto agravado por una pobreza que ya existía. También lo explica el director general adjunto de Cáritas Haití, Patrick Aris: “Tratamos de mostrar a la sociedad la cara de Dios”.

Este mensaje de esperanza se hace real en el acompañamiento a los damnificados, en darles el alimento necesario para subsistir, un trabajo o una casa. Y, aunque se ha hecho mucho, queda muchísimo por hacer. “La mayor parte de la gente cree que no se ha hecho nada en Haití, pero se han hecho muchas cosas. La miseria es tan grande, y queda tanto por resolver, que es como si no se hubiese hecho nada”, explicó Chádic en un encuentro con la prensa en Madrid, punto de partida de una gira que les llevará por varias diócesis.

Un año después, las necesidades siguen siendo básicas en alimentación, vivienda, salud… Un dato lo refleja: el 50% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Pero la situación ya era grave antes del seísmo. “Ahora no hay casas, pero ¿cuántos no tenían antes una casa?”, preguntó Aris. En este sentido, defendió la labor de la Iglesia, que a veces tiene que suplir las obligaciones del Estado. “En cualquier parte de Haití hay una pequeña iglesia con una escuela, un dispensario. Además, el párroco hace de párroco, médico, abogado…”, añadió.

Mientras tanto, la ayuda que llega es muy importante. En concreto, la red Cáritas prevé que, en mayo de 2011, habrá invertido en la isla más de 217 millones de dólares en sus programas de post-emergencia y reconstrucción del país. Mientras, Cáritas Española, que ha recaudado más de 28 millones de euros en su campaña por Haití, ha podido ayudar a 367.500 damnificados a través de proyectos que costaron cerca de 7,5 millones de euros.

En concreto, Cáritas Española ha colaborado en el llamamiento a la emergencia, en la ayuda humanitaria en la región fronteriza central de Haití y República Dominicana, en la recuperación temprana para las víctimas en la región de Jacmel, en el envío de ayuda desde Cáritas Dominicana y en el plan de respuesta inmediata a la epidemia del cólera. Sobre esta última cuestión, Patrick Aris ha reconocido que la española ha sido la primera Cáritas que les ha ayudado.

Para este año, Cáritas España ha aprobado un presupuesto de 11 millones de euros que ya se ha empezado a ejecutar. Las acciones se centrarán en el acceso a los servicios básicos (sanidad, enseñanza, alimentos, agua potable y vivienda), la educación (“no se puede construir una sociedad sin invertir en capital humano”) y el fortalecimiento institucional de Cáritas Haití (“la institución más cercana a los últimos y no atendidos”).

Situación política y social

En su comparecencia ante la prensa, tanto Chádic como Aris respondieron a cuestiones sobre la situación política de Haití. Creen que, a nivel internacional, es “difícil” y que el Gobierno es “débil” y no tiene legitimidad para representar al pueblo. En concreto, se refieren a las elecciones, con cuyo resultado no están de acuerdo, para afirmar que se celebraron por deseo del Gobierno y de la comunidad internacional, pero sin contar con la población, que no las quería.

Así, recalcaron que la verdadera democracia es que la población tenga comida, vivienda y trabajo, y que después ya vendrán las elecciones. También dijeron que “no hay una situación de violencia, sino de reacción a una situación inaceptable”.

En este sentido, insistieron en que, antes de convocar unas elecciones, hay que atender a la población y satisfacer sus necesidades. Sobre el regreso del ex dictador Jean Claude Duvalier, han mostrado sorpresa y cautela. Tras explicar que tiene derecho por la Constitución a volver a su país, Aris afirmó que “ahora le toca a la justicia hacer sus deberes”, aunque no se mostró muy convencido de que vaya a responder ante ella por la debilidad del sistema. Pocas horas después, se conocía que Duvalier pasaba a disposición judicial acusado de corrupción.

En el nº 2.738 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
21/01/2011
Compartir